Los «malos» tienen… terror a despertar ahora


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone
Los malos tienen terror a despertar

Los malos tienen terror a despertar

Despertar ahora, no somos malos.

En este vídeo Kenneth Wapnick comenta «El terror a despertar ahora»

Ken nos muestra que la verdadera resistencia a despertar está en nosotros. No existen fuerzas externas o confabulaciones extrañas que nos limitan, somos nosotros mismos los que nos limitamos.


Lo que te aterroriza es unirte en el presente

«No es lo que puedas perder en el futuro lo que temes, lo que te aterroriza es unirte en el presente». (T-26.VIII.4:3-4) Esta frase va pareja con la siguiente del capítulo 13, Sección 1, El miedo a la redención (T-13.III.1:10-11) que reza así: «No es de la crucifixión de lo que realmente tienes miedo. Lo que verdaderamente te aterra es la redención».

Nos creemos malos, nos creemos pecadores

Parece que no tenemos miedo del sistema de pensamiento del ego, no tenemos miedo de un castigo futuro por los pecados cometidos en el pasado. No tenemos miedo a lo que nos dice, es decir, que nuestros pecados requieren castigo en un futuro, no importa que sea en el próximo minuto, mañana, dentro de un año o una década o cuando muera. No tememos al futuro o al castigo. De hecho,  aunque inconscientemente —puesto que en el consciente no lo experimentamos así—, nosotros le damos la bienvenida al castigo, damos la bienvenida a los miedos, a la culpabilidad, al pasado pecaminoso que prepara el camino para un futuro de temor. Y hacemos todo esto—dice Ken— porque establece la «realidad» en nuestras perdidas y torturadas mentes, de modo que el ego está bien vivo y así también su sistema de pensamiento de pecado, separación, miedo y castigo.

Los malos ahí afuera

Y todo culmina con el castigo final, que es nuestra propia muerte. Todo esto, se corrobora, se confirma y se fortalece por las creencias —a nivel personal— de que somos malos, o de que hay gente mala pululando alrededor, de que acontecen hechos terribles y que si estos nos ocurren, al final es por nuestra culpa, porque los malos ahí afuera lo causaron. Y nosotros, aunque secretamente, es decir, sin ser conscientes de ello, esperamos que todos estos desastres nos alcancen. Es más, nuestro verdadero temor es que «el tomador de decisiones» en un  momento dado reconozca su error de haber elegido al maestro equivocado y elija al Espíritu Santo o a Jesús como maestro, acepte la Expiación —que nos confirma la imposibilidad de la separación— y seamos capaces de despertar de esta sueño de muerte a nuestra auténtica realidad como Hijos del Amor. ¡Ese es nuestro miedo!

Si quieres seguir leyendo los comentarios de Kenneth Wapnick sigue el link de abajo. https://elgranodemostaza.com/articulos/ahora-el-terror-a-despertar/