Este es un mundo benigno


Fecha: 31 mayo, 2018

Leo … “ESTE ES UN MUNDO BENIGNO”

Me pregunto al instante a mí mismo, sobre el mundo… ¿cómo lo ves? y me quedo clavado, así, como pensando-me, buscando una verdad fuera de mi, como si esa voz, si es que me llega, tuviera todo el poder de hacerme creer algo que tal vez antes ya sabía o es a partir de esta voz que “me” lo empiezo a creer.

La mente-humana parece que atiende más, será por costumbre, a lo que ve que a lo que siente, incluso tal vez, hace la media aritmética tomando como base ambas cosas, pensadas. Costumbre y sentir; sin dar-se cuenta de que lo que en verdad tiene sentido, sin tenerlo, es que todo lo que viene de fuera, es una imagen que solo puede ser, en la ilusión; pero ese yo cree sin duda alguna, que lo que ve es cierto. A mi me pasa y por eso lo comento.

Sigo leyendo …. “No tienen nada que temer si salen de su ilusión”: Y de nuevo me paro, o sea, me re-paro, pues ya me quedé así como bloqueado en mi proceso de pensamiento en el párrafo anterior, ese que decía: “Este es un mundo benigno”. Releo ahora ambas frases y me parece que comienza a tener algo de sentido. Me dejo llevar.

Cierta alegría aparece dentro de mí, y me gusta. Cosquillitas. ¿Qué será eso de salir de mi ilusión? ¿Es que acaso este mundo no es real? Respuesta: ¿Cómo lo ves? ¡¡¡ Fatal !!!, me sale de dentro la respuesta mía. El cosquilleo desaparece instantáneamente, aunque lo recupero leve si me centro en la lectura de las frases conectadas: “Este es un mundo benigno. No tienen nada que temer si salen de su ilusión”.

Miro de nuevo

“Este es un mundo” lo que quiere decir que tal vez existan más mundos, y ciertamente así es. Tantos como mentes que piensan por separado. Separada-mente. Acepto entonces que mi mundo es diferente al tuyo, al de los demás y en esa aceptación mi lucha para. No existe. Deseo que éste estado de aceptación dure toda mi vida en este mundo, mi mundo. Y así, de la misma forma acepto el tuyo, el de los demás. Sin más necesidad de reflexión externa.

 

¡¡¡Mi Paz es tu Paz Hermano!!! Me ha quedado claro que ni pensada esta última expresión; pero es cierta. Y no vale al revés. Tu Paz es mi Paz si no Veo que Tú y Yo somos la misma cosa, creada para eso, para verse en la observación amable de aquella (mente) que quiere Ver sin un solo pensamiento de un juicio atrasado a modo de reajuste en una relación desajustada.

Garantía de éxito. Imposible

Sigo en la lectura: “Si renuncian al miedo, así como al error que su pequeño ser puede ser el juez de lo que les trae felicidad”. Ufff renunciar al miedo. Me quedo en pelotas. ¿Significa que mi seguridad está garantizada sin tener que hacer “yo” nada? Sí, dice la Voz. ¿Y qué más? responde-preguntando el yo que no quiere asumir-se completamente.

Renunciar al miedo significa que debo deshacer la idea de que el miedo es posible, y toda una lista de palabras asociadas surgen: Miedo, historia, daño, culpa, deshonestidad, falsedad, fallo, traición, carencia, injusticia, bla bla bla, bla bla bla. Y en cada una de esas palabras una imagen, un hecho guardado con llave y código de seguridad secreto. Mi secreto, dañino. Y miro de nuevo la frase que voy componiendo: “Este es un mundo benigno. No tienen nada que temer si salen de su ilusión, si renuncian al miedo, así como al error que su pequeño ser puede ser el juez de lo que les trae felicidad”.

La sonrisa aparece si le doy espacio para que sea

Me voy a la última parte de la frase completa, ahí donde dice: “….así como al error que su pequeño ser puede ser el juez que les trae felicidad”. Qué alegría saber esto !!! Solo es un error, no un pecado. Necesito corrección en mi sistema de pensamiento y nada más. Y me lo pido.

Mi felicidad creía que dependía de mí mismo, con la colaboración inexcusable del mundo al completo. Todos y todo pendiente de mis necesidades aparentes, que para mí son ciertas. ¡¡¡ Mundo, eh !!! que estoy aquí. Atiende-me, ya !!! Soy yo el necesitado sin expresarlo de esta manera, eso me lo escondo. Expresamente. No se lo digan a nadie más. Que quede entre nosotros dos. Cuerpo y mente en un solo pensamiento. Siempre negociando-se. Sonrío.

Fueras dudas del pensamiento

Y la lectura finaliza con: “Dejen que su ser real los guíe en la corriente de la vida. La realidad debe hacerlos felices”. ¿Y qué surge aquí? Observa lo que es ese ser real. No es para nada lo que tú crees que eres aquí. La experiencia vivida y acumulada te lo muestra sin fallos de fabricación. Esto no es felicidad. Entonces se me muestra una paleta de colores infinita, un lienzo por pintar y un murmullo de voces, aniñadas, que me empujan a pintar a Su lado. Juntos.

“La realidad debe hacernos felices” No es un cambio de cromos ni siquiera un cambio de pensamiento hacia un lugar mejor, más bien un deshacer completo del quién me creo que soy por un quién soy en realidad. Y la realidad no es mi realidad, es la Realidad Creada, Inmutable, Eterna. No pensada. SOY REAL.

Bendiciones a mis espejos.

Rafael Carvajal

Palabras clave: , ,

Comentarios Comentarios de este artículo

Deja un comentario

Nota: Los comentarios tendrán que ser aprobados antes de que se visualicen