Dios piensa de otra manera (Ni siquiera tiene coche)

Dios piensa de otra manera (Ni siquiera tiene coche)

Ni siquiera tiene coche

¿Cómo puede Jesús ayudarnos en el mundo? ¿Cómo puede ayudarnos a encontrar un lugar para estacionar?, ¡por amor de Dios! (Risas) ¡El ni siquiera tiene un coche! ¡Si tuviera un coche no sabría cómo conducirlo! 

(Ver orden de publicación del taller)

¡No puede leer señales de tráfico! ¡No distingue entre rojo y verde!  ¿Quieren que esté con ustedes en la autopista? ¡Es un peligro! (Risas) No ve diferencias. No puede contar más que hasta uno. Nosotros vemos diferencias y queremos que el vea igual que nosotros. ¡Nosotros vemos más que blanco y negro, vemos amarillo y matamos a las personas por su color!

Este es Un curso de milagros. ¿Qué es lo que hace el milagro?: «mira la devastación, y le recuerda a la mente que lo que ve es falso» No cambia nada. En el capítulo 28 Jesús dice que el milagro no hace nada, des-hace. ¿Y cómo deshace? mira sin emitir juicio, por eso se llama Un curso de milagros, mira al ego sin enjuiciar. Los milagros y el perdón son en realidad lo mismo. Tienen diferente forma pero la misma dinámica. Miras sin enjuiciar.

-Preguntas y respuestas- (1)

P: Entiendo que debemos rogarle al tomador de decisiones, a la mente decisoria.

R: Sí, he dicho eso… (Risas)

P: Sé que no hay ninguna diferencia, pero ¿quién demonios le esta pidiendo al tomador de decisiones?

R: En realidad es el tomador de decisiones pidiendo a si mismo porque no hay nada más. Si bien todo lo que les estoy diciendo es cierto, pero no se aclara en la experiencia hasta que estas bien arriba en la escalera, porque en los peldaños más bajos hay una persona, este ser que creo que soy, y hay una cosa extraña llamada mente que no sé que existe, pero se me dice que hay mente, que hay una mente decisoria o el tomador de decisiones aunque yo no sé muy bien de qué se trata. Pero a medida que voy ascendiendo en la escalera se vuelve cada vez más claro que efectivamente somos mente, sólo una mente y que no hay nada fuera de esa mente excepto el tomador de decisiones.

P: ¡Entonces estoy en el primer peldaño!

R: sí, todos estamos allí, por lo pronto, todos Uds. creen que están aquí, en un cuerpo, así que se trata de los primeros peldaños. Eso no es pecado. Vean, este es un curso de equiparación de niveles (Risas). Este no es un curso avanzado. Es básico para igular niveles. (Risa general) Lo siento… Ya saben, es como si llegaran a la universidad y no supieran leer y tiene que tomar una clase de lectura, aparte del plan de estudios, y tienen que pagar por la clase de lectura, porque en la universidad se supone que tienen que saber leer. Este Curso es básico porque se supone que tenemos que saber todo esto. Pero no lo sabemos. Este curso es para personas que creen que son egos. Por eso está escrito de esta forma.

No puedes ni siquiera pensar en Dios sin un cuerpo

Cuando lo pensamos, —y voy a extenderme un poco sobre esto—, resulta obvio, como dije antes, acerca de este Curso, que Dios no es una persona, no es un ser del género masculino, no tiene un plan, no tiene boca, ni oídos, ni ojos, etc., pero nos referimos a Él así. ¿Por qué Jesús habla de esa manera? Bueno, él les dice, en una de las secciones: «No puedes ni siquiera pensar en Dios sin un cuerpo» o en alguna forma que crees que podrías reconocer. Quiere decir que como creemos ser un cuerpo, Dios es un cuerpo, Jesús es un cuerpo y tenemos que pensar que Un curso de milagros es un libro, porque como creemos ser cuerpos, una de las cosas que hacen los cuerpos es leer libros. En la Clarificación de términos Jesús dice: «Este curso opera dentro del marco de referencia del ego». He allí la respuesta, porque creemos ser egos. ¿Cual es ese marco? Separación, cuerpos, palabras, conceptos, y eso es este Curso, además de otras cosas.

Así lo que dije esta mañana, nos da una idea de hacia dónde nos encaminamos, pues si realmente lo pensais, aunque este Curso lo repita mucho: «Pídele al Espíritu Santo», ¿A quien le están pidiendo? el Espíritu Santo no es una persona, el ego no es una persona. Se habla de ellos de esa manera. Ambos son sólo pensamientos que personificamos. Los convertimos en entidades individuales, en cuerpos, personas. De modo que se habla del ego como si fuera algo independiente y ajeno. Hay un pasaje en el capítulo 4, donde Jesús llanamente se disculpa: «He hablado del ego como si fuese algo separado» Y continúa de esa modo porque eso es lo que para nosotros tiene sentido. Porque la idea de que somos mente y de que no hay nada en la mente excepto «nosotros», el tomador de decisiones, es algo que intelectualmente podemos comenzar a vislumbrar, pero por supuesto, no es una experiencia integrada.

SOBRE EL PENSAMIENTO QUE CREA

11 diciembre, 2017

La separación no se ve. Mensaje

11 diciembre, 2017

Deja un comentario

El Grano de Mostaza Ediciones, S. L. | Carrer de Balmes, 394 pral. 1ª | 08022 Barcelona (Spain)
social@elgranodemostaza.com | + 34 934173848
Política de privacidad | Condiciones de uso

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar