Dios piensa de otra manera (Las ideas no abandonan su fuente)

Dios piensa de otra manera (Las ideas no abandonan su fuente)

Las ideas no abandonan su fuente

En el Libro de Ejercicios, en la Lección 132 que habla de la naturaleza ilusoria del mundo, cita este principio y dice que es uno de los más fundamentales de este Curso «Las ideas no abandonan su fuente».

(Ver orden de publicación del taller)

Si esto es así, no hay mundo ahí afuera. La idea de la separación nunca abandonó su fuente en la mente. No hay mundo ahí afuera. La proyección dice que las ideas sí abandonan su fuente. Cuando me enojo contigo estoy diciendo: mi culpa y mi pecado han dejado su fuente en mi mente y ahora están ahí contigo y tengo razón cuando te ataco. Pero si las ideas no abandonan su fuente, mi pecado no ha ido a ninguna parte, no hay nadie afuera a quien perdonar. Por lo lo que es de locos pedir a Jesús que te ayude a perdonar a la persona de ahí afuera. Hay que ir más allá de las palabras del Curso. ¿Qué persona hay que perdonar? ¡La persona que hay que perdonar es a ti mismo por pensar que hay una persona ahí afuera! ¿Y por qué crees que hay una persona ahí afuera a quien hay que perdonar? Porque crees que hay culpa en tu mente. Lo que en sí constituye el problema.

Aceptar la Expiación para uno mismo se puede entender como aceptar la irrealidad de la culpa. Si no hay culpa, no puede haber proyección de la culpa. Es decir, en el nivel cósmico no hay mundo ahí afuera, y en el nivel personal no hay nadie allí afuera a quien perdonar, a quien odiar, porque la culpa que creí que era real nunca existió. Si nunca existió, ¿que puedo proyectar? Sin proyección no hay enojo. El enojo trata de justificar la proyección de la culpa. Sin embargo siempre le estamos pidiendo a Jesús que le de realidad a este mundo. Tratamos de que se suscriba el principio principal del ego: «Las ideas abandonan su fuente».  ¡La idea de que el Hijo de Dios abandonó su fuente en el Cielo! Esto es la separación. Las ideas no abandonan su fuente quiere decir: la idea del Hijo de Dios nunca puede abandonar su fuente. ¡La perfecta unidad no puede separarse de si misma! Nuestra existencia nació de ese pensamiento de que las ideas abandonan su fuente. La supervivencia individual como entidad individual, se basa en el principio de que las ideas abandonan su fuente. El pensamiento proyectado que creemos es real esta proyectado sobre el cuerpo, que creemos es real, fuera de la mente, de la que ignoramos su existencia..

¡Brillante maniobra!

Creo que soy  un cuerpo, un individuo. Creo que Dios es un cuerpo, que Jesús es un cuerpo, que se preocupan por mí como cuerpo. Y cualquier culpa que todavía creo cargar conmigo, me la quito de encima, ¿como? Por el principio de «Las ideas abandonan su fuente». Tomo la idea de la  culpa, me deshago de ella proyectándola hacia ti, te ataco y hago que los demás estén de acuerdo conmigo. ¡Brillante maniobra! Demente, pero brillante. Si alguna vez hablan con alguien catalogado de paranoico, se darán cuenta que la mayoria son muy, inteligentes,tienen que serlo para elaborar un sistema ilusorio donde cada parte encaja. Y uno les cree, pueden ser sumamente inteligentes. Nosotros hemos hecho lo mismo. Jesús nunca usa los terminos esquizofrenia paranoica, pero es lo que está describiendo. Lean cualquier texto psiquiátrico y lo podran comprobar en la descripción que se da de la esquizofrenia, observareís al propio ego y el del resto de los demás. ¡Y queremos que Jesús se vuelva parte de esto!! ¡Esto es locura! ¡Sabemos que somos dementes y queremos que él forme parte de la locura! Esa es la esperanza del ego: ¡Las ideas abandonan su fuente!

La paz, aquí no parece posible

4 diciembre, 2017

SOBRE EL PENSAMIENTO QUE CREA

4 diciembre, 2017

Deja un comentario

El Grano de Mostaza Ediciones, S. L. | Carrer de Balmes, 394 pral. 1ª | 08022 Barcelona (Spain)
social@elgranodemostaza.com | + 34 934173848
Política de privacidad | Condiciones de uso

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar