Dios piensa de otra manera (controladores compulsivos)

Dios piensa de otra manera (controladores compulsivos)

Controladores compulsivos

Los que escribieron la Biblia eran controladores compulsivos. Buscaban controlar a Dios, a Jesús y a los profetas. Así que terminaron haciéndoles decir lo que ellos querían que dijeran. Y eso es lo que hacemos con este Curso.

(Ver orden de publicación del taller)

Eso es lo que Helen hizo cuando escribió esto. Y por eso es una enseñanza tan pura. Pero cuando lo leemos y tratamos de aplicarlo, tratamos de manejarlo, como Jesús le dijo a Helen, en el Anexo a Un curso de milagros, en la parte de El Canto a la oración nos dice: no me pidan cosas específicas. ¡Está bien al principio, pero les estoy ofreciendo el Amor de Dios! El gran símbolo que usa, como en el título es la canción. Y dice: lo que necesitas es la canción, no las partes de la canción, no los armónicos, ni los sobretonos, ni los intervalos. Necesitas la canción. Necesitas el banquete completo, quieres amor. No un trocito manejable de amor. En el Texto nos dice lo mismo: Al principio del capítulo 21 está esa hermosa sección titulada: La canción olvidada, y en la mitad de esa sección dice: «Las notas de la canción no son nada, lo específico no es nada, es la canción lo que quieres. Es la experiencia del Amor de Dios, eso es lo que quieres. Y a eso te estoy guiando».

El Amor trasciende a la persona

La experiencia no es concreta o especifica. Porque incluye a todos sin excepción. Si es verdaderamente el Amor de Dios, incluye a todos. Y es la respuesta a cada situación, sin excepción. Cuando pides cosas específicas estás excluyendo y estas tratando de manejar esta imponente realidad del Amor del Cielo. Porque no hay «Yo» en ese Amor. (En ingles «yo» es la letra «I» y no forma parte de la palabra love, amor). No hay «Yo» personal en el Amor. El Amor trasciende a la persona. Dios no es una persona. El Jesús de este Curso no es una persona. En la Clarificación de términos se refiere a su vida aquí, de la cual la gente no sabe nada, como «pequeña vida» ¡Imagínense decirle eso a un creyente cristiano! ¡Que su vida aquí fue pequeña! ¡Y es pequeña porque no es nada! ¡Es el pensamiento de Amor que expresó su vida aquí, eso es lo que necesitas! Tienes que volverte uno con su mente.

Todo esto apunta a algo: Sean conscientes de lo que están haciendo. No cambien lo que están haciendo, sigan pidiendo espacios para estacionar, sigan pidiendo curas para el cáncer, paz para el Medio Oriente, esto o lo otro, hagan lo que mejor les parezca, solo que no se lo tomen en serio.  No piensen que a Jesús le importa. No puede otorgarnos un favor especial. Nosotros tenemos la ilusión de que lo hace… No os estoy pidiendo que negueis las experiencias. Simplemente os pido que cuestioneís vuestra conprensión de la experiencia. Como puede él hacer algo en este mundo del que dice a cada momento en este libro que no existe. Nos dice que es una proyección, y uno de los mas importantes principios subyacentes a este Curso, «Las ideas no abandonan su fuente», significa que lo que hemos proyectado nunca abandonó su fuente. Si la fuente es la creencia de la mente en la culpa, la idea de la separación, enraizada en la creencia de la mente en la culpa, jamás abandonó su fuente. Lo que significa que no hay mundo porque el mundo es la proyección de la culpa.

A comienzos del capítulo13 dice que «el mundo es el sistema ilusorio de aquellos enloquecidos por la culpa». Pero si las ideas no abandonan su fuente, ahí afuera no hay mundo. Sólo pensad un momento: Cuando le piden ayuda a Jesús, ayuda especifica, le están diciendo «Las ideas sí abandonan su fuente, y mi idea es terrible, así que, por favor arréglamela». Eso es lo que están diciendo, lo que él le dice a Helen: estás tratando de manejarme. Eso es lo que pides, estas contradiciendo uno de los principios fundamentales del Curso: «Las ideas no abandonan su fuente».

Sobre el "héroe" del sueño

27 noviembre, 2017

La paz, aquí no parece posible

27 noviembre, 2017

Deja un comentario

El Grano de Mostaza Ediciones, S. L. | Carrer de Balmes, 394 pral. 1ª | 08022 Barcelona (Spain)
social@elgranodemostaza.com | + 34 934173848
Política de privacidad | Condiciones de uso

Ayuda (34) 639 775 082 | Enlaces externos | Recomendaciones