A modo de concierto. Precisión


Autor: Rafael Carvajal | Fecha: 18 octubre, 2017

La precisión de la Creación.

Aunque me pueda parecer que nada pasa, y en realidad sea esto cierto, todo es realizado con suma precisión, pues es esa misma precisión la que jamás permite en lo esencial que nada de lo no Creado ocurra.

Es imaginable para una mente que asegura pensar, cómo toda una orquesta, me digo a mi mismo de unos 200 componentes con sus 200 instrumentos, más o menos grandes y más o menos sonoros, a la orden de una mano que dirige, ordenadamente, se haga seguir a veces incluso solo con una sonrisa, solo con una mirada que cambia, si aquellos a los que dirige plantean a través de sus propios gestos enfrentados, dudas o posibilidad de poner una nota, la que sea, donde no toca, según la partitura ya escrita que siempre lee, primero, ese mismo que dirige.

Ese a modo de concierto pone ante mí, el título de la lección 291 de Un curso de milagros: “Éste es un día de sosiego y de paz.” y esta mañana, mientras tomaba en un pequeño bar restaurant de la zona unas hierbas, de esas que sirven en pequeñas bolsas que se deben introducir, ahogándose en un vaso de agua hasta que se transfiere de un lugar a otro su contenido …. pues, sí esta mañana leía el título de la lección 291 que me llega al móvil a través de una de las páginas web’s que difunden las enseñanzas del curso y le ofrecí libertad a mi pensamiento para que, sin ir más allá en la lectura de la lección, me mostrara qué veo si me adentro en lo que las palabras significan para quien las escribe y para quien las lee, y así quedó:

En la lectura del título ya me encuentro comparando lo que puede ser el día, pensamiento proyectado y lo que puede ser el día, sin necesidad de hacer nada. Éste no deja duda a lo que se refiere, hoy, ahora, instante. es me lleva al mismo lugar, no caben dudas en la mente recta. Parece que puedo elegir … y elijo entre ¿es y no es? y en este momento observo el rechazo a la posibilidad cierta de que simplemente sea sin barreras mentales. un día equivale a una jornada, a un instante Eterno, donde no se ve el inicio ni el final, le llamaría una vida, eterna, de sosiego automáticamente mi cuerpo se va parando, haciendo caso sin apenas darme cuenta de lo que significa esa palabra sosiego: descansa, observa, respira, si pensar, sin ser, riendo amablemente desde dentro hacia afuera, extendiendo a todo aquel que aparezca en mi proyectado camino. y de paz la muerte del cuerpo se revela como el estado en el que originalmente era yo no separado de Él. La paz del Cielo, del Padre, del Creador, observada desde cualquier lugar en el que crea encontrarme, da igual, pues que otra cosa desea el padre para con sus hijos, bien amados.

Solicito Espíritu Santo: corrige mi mente hoy en todas las cosas, imágenes, palabras o hechos en las que tú me veas separado de la única fuente que reconozco como mi ser. Dios. En ese espacio a Ti me entrego en su nombre, pues ese es el encargo que Te hizo, por mi pensamientos errados, que creí contenían culpa y que comienzo a reconocer en lo que creo son experiencias de mi vida en un cuerpo … ya usado.

Recuperando la sonrisa.

Bendiciones !!!

Rafael Carvajal

 

Palabras clave: , , , ,

Comentarios Comentarios de este artículo

Deja un comentario

Nota: Los comentarios tendrán que ser aprobados antes de que se visualicen