«2012… Un año especial» Reir con Kenneth Wapnick


«2012… Un año especial»

Reír con Ken: Como nos hemos reído con este vídeo de Kenneth Wapnick, más aún cuando se ve después que el 2012 ya paso de largo, y todas las teorías por apocalípticas que fueran resultaron falsas. Pues recuerda:

El mundo que ves… Es el testimonio de tu estado mental, la imagen externa de una condición interna. (T-21.in.1:2-5)

Si lo recuerdan, se levantaron todo tipo de teorías… acerca de lo que significaba el 2012 giraban todas acerca «del fin del mundo»


Reír con Ken:

En términos de conciencia espiritual, un nuevo despertar y un largo etcétera. Ken nos plantea con humor la primera pregunta: Si no hay tiempo y no hay mundo… entonces ¿qué diferencia puede haber lo que diga el calendario? un grupo de personas por muy sabias que sean o la actividad solar del 2012, los movimientos planetarios, cualquier otra cosa que surja o un grupo de personas elevando sus conciencias y diciendo que van a incrementar sus habilidades y después todos van a sanar como uno.

Según el Curso si no existen el tiempo ni el espacio y lo único importante es lo que pasa en la Mente, sin importar los millones de ilusiones que en apariencia hay… no revelo nada más, por favor si eres seguidor del Curso y entiendes sus postulados no podrás dejar de reír con este vídeo.

Y me viene en mente la Lección 155 del «Libro de ejercicios»

 Me haré a un lado y dejaré que Él me muestre el camino.

Hay una manera de vivir en el mundo que no es del mundo, aunque parezca serlo. No cambias de apariencia, aunque si sonríes mucho más a menudo. (L-pI.155.1-2)

Estas son las aplicaciones prácticas de Un curso de milagros

Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos. Y aquellos que caminan por el mundo con la misma actitud que tú reconocen en ti a alguien semejante a ellos. No obstante, los que aún no han percibido el camino también te reconocerán y creerán que eres como ellos, tal como una vez lo fuiste.  (L-pI.155.3-5)

Reír con Ken

Reír con Ken, es un vídeo serio, pero te hace reír si lo ves con el maestro adecuado.

Félix Lascas