Despertar el cerebro superior

Despertar el cerebro superior

El nivel de complejidad de nuestro mundo moderno excede nuestra capacidad biológica/cognitiva de procesarlo plenamente y de generar significado a partir de dicha complejidad. Esta “sobrecarga” produce todavía más estrés cerebral. El viejo cerebro inferior estresado impide que la energía llegue al córtex prefrontal y a las estructuras del cerebro superior. El viejo cerebro reptiliano está diseñado para evitar que seas comido por un tigre. En el mundo moderno, ese cerebro reptiliano siente que se enfrenta a un millar de pequeños tigres cada día. El estrés reduce la claridad y la sanación, y limita el significado de la vida al mantenernos alejados del cerebro superior.

El cerebro superior hace lo contrario: recurre a la capacidad del cuerpo de rejuvenecerse y sentir una sensación de calma interna y significado. Este sentimiento de bienestar está destinado a ser tu estado natural. Sin embargo, todas las exigencias del mundo moderno no nos permiten mantener activo el cerebro superior, y el estrés se convierte en nuestro estado básico. De hecho, este nuevo cerebro superior nunca ha estado plenamente despierto, en ningún momento de la historia. La mayor parte de la historia de la humanidad ha sido de supervivencia; se necesitaba la hipervigilancia del entorno para mantenerse vivo el tiempo suficiente para sobrevivir y procrear. Ahora estamos más allá de ese punto, y sin embargo el viejo cerebro reptiliano todavía sigue procesando el mundo antes de que el cerebro superior llegue a conocerlo. La buena nueva es que el cerebro superior puede despertar en todos nosotros, y cuanto más se energiza, tanto más se traslada el centro de gravedad del cerebro inferior al superior. Tenemos construida la estructura, ¡ahora estamos averiguando cómo usarla! ¡Aquí está tu futuro!

Lo innovador de la MCF (esta técnica viene explicada en el libro Meditación del código fuente de Michael Cotton) es que esta técnica produce un incremento de la energía en el cerebro superior y una reducción del estrés, así como el rejuvenecimiento del cuerpo/mente. A medida que se produce el rejuvenecimiento, el cuerpo aumenta su capacidad de emplear otras técnicas productivas. Puedes impulsar esta respuesta de rejuvenecimiento y al mismo tiempo introducir otras técnicas para mejorar todos los sistemas corporales.

Esto nos permite remediar uno de los grandes retos al que se enfrentan las artes curativas, la autoayuda y el desarrollo personal. La dificultad siempre ha sido que solo un pequeño porcentaje de gente se beneficia de ellos, y en muchos de estos casos el efecto acostumbra a ser pequeño e insostenible. La mayoría de nosotros podemos identificarnos con esto: vas al masajista y a la semana siguiente vuelves a tener los músculos tensos. Vas al quiropráctico y a los pocos días vuelves a estar desalineado. Dejas de tomar medicación para la presión sanguínea y enseguida vuelve a subir. Vas a ver al psicólogo y sales de la sesión claro y enfocado, pero los viejos patrones pronto vuelven a colarse. Asistes a una sesión de coaching, pero no puedes mantener la motivación; sientes claridad durante la meditación, pero después…

No estoy criticando ninguno de estos métodos maravillosos, pero sigue siendo cierto que las personas raras veces experimentan cambios profundos y transformadores a largo plazo. La MCF puede ayudar a que todos estos métodos sean mucho más eficaces y sostenibles. Entonces, ¿cómo puedes hacer que las experiencias productivas se mantengan? Como aprenderás en este libro, una vez que energizas el cerebro superior, tu cuerpo/mente puede emplear con facilidad una variedad de técnicas productivas.

Cuando el cerebro superior despierta, tu cuerpo y tu mente son más flexibles y se reorganizan; la respuesta de rejuvenecimiento se activa y sueltas el estrés. ¡Ahora es el momento de hacer el cambio! Ahora es el momento de introducir el yoga, el masaje, la quiroprática, la terapia craneosacral, el trabajo energético, el trabajo corporal, la acupresión o cualquier otro método eficaz y potenciador de la vida. Todos ellos serán bien recibidos e integrados, ¡y producirán grandes resultados! Elegir el momento adecuado lo es todo.

A medida que energizas el cerebro superior, sueltas el estrés, tu cuerpo rejuvenece y estás maduro para el cambio positivo. La introducción de cualquiera de los métodos mencionados cuando el cerebro superior está energizado produce un cambio cuántico, porque incorporas el poder y la sabiduría del cerebro superior para metabolizar los efectos. Cuando el cerebro superior está activo, no estás encerrado en el cerebro inferior que se resiste al cambio; estás en un proceso de rejuvenecimiento mientras introduces estas eficaces técnicas en tu cuerpo/mente.

Así es como funciona este método innovador, y como pequeñas cantidades de cualquier modalidad terapéutica pueden producir grandes mejoras cuánticas.

Supón que llenas de agua la jarra de una batidora. Imagina que el agua dentro del recipiente representa tu cuerpo. En nuestra metáfora, las moléculas de agua equivalen a las células del cuerpo.
Ahora…

Imagina que tienes en la mano un gotero con un líquido de color verde oscuro.

Imagina que este gotero de líquido verde es la sustancia curativa más potente del mundo. Digamos que este líquido verde es el néctar de una planta que se acaba de descubrir en lo profundo de la selva virgen del Amazonas, y que es una panacea, una “fuente de juventud”, con asombrosas propiedades curativas que producen sanación y longevidad. Por supuesto deseas introducirla en tu cuerpo. Recuerda nuestra metáfora: el agua del recipiente es tu cuerpo.

Imagina que sostienes el gotero de este milagroso líquido verde sobre el recipiente lleno de agua (tu cuerpo) y que dejas caer tres gotas. El recipiente se acopla a una batidora que ahora está desenchufada. Entonces, ¿qué ocurre? Puedes verlo en el ojo de tu mente: no ocurre gran cosa, ¿cierto? La milagrosa sustancia verde se va asentando lentamente en el fondo y tiñe ligeramente parte del agua (tu cuerpo), pero aproximadamente el 95 por ciento del agua no se ve afectada por la sustancia más curativa del mundo.

Repitamos el experimento mentalmente, solo que esta vez, justo antes de dejar caer las gotas de líquido verde en el agua (tu cuerpo), enchufamos la batidora. Antes de dejar caer la sustancia verde, la batidora recibe energía, cambia de estado y pone el agua en movimiento, cambiando así la receptividad del sistema. Ahora dejas caer unas gotas del líquido verde en el agua (las células de tu cuerpo). ¿Qué ocurre ahora que el agua está energizada y receptiva? ¿Qué ocurre cuando una pequeña cantidad de esta sustancia milagrosa entra en el agua (tu cuerpo)? Esa pequeña cantidad de sustancia sanadora es dispersada e integrada en cada molécula. ¡Ahora cada molécula de tu cuerpo contiene esta sustancia tan poderosa y sanadora!

El resultado de estos dos experimentos es tan diferente como el día de la noche. Cuando pusiste la sustancia verde en el agua con la batidora apagada, la mayor parte de ella no se vio afectada. Sin embargo, cuando enciendes la batidora y el agua se mueve, es capaz de integrar el 100 por cien de la poderosa sustancia verde. Además, si apagas la batidora y vuelves un mes después para comprobar, esa asombrosa sustancia verde seguirá estando integrada en todo tu cuerpo (el agua batida).

¿Puedes ver que activar el sistema previamente es muy transformador? La única diferencia entre que prácticamente no ocurra nada y una transformación al 100 por cien es que en un caso la batidora está enchufada y en el otro no. ¿Qué cantidad de líquido verde tenemos que verter en el agua para conseguir el 100 por cien de integración cuando la batidora está apagada?

Imagina lo que ocurre cuando energizas el cerebro superior: el estrés se va y tu cuerpo empieza a rejuvenecer. A continuación tomas una clase de yoga, o meditas mientras esta respuesta de rejuvenecimiento está activa en tu cuerpo. La batidora está enchufada y consigues un efecto cuántico: la transformación queda integrada de manera sostenible. Cuando primero energizamos el sistema (cerebro superior), cambiamos las reglas del juego de la sanación y del crecimiento personal. Las técnicas MCF que descubrirás en este libro llevan más energía al cerebro superior, y en tu cuerpo se inicia una respuesta de rejuvenecimiento. A medida que aprendas a energizar el cerebro superior, podrás introducir otros poderosos métodos en tu cuerpo, mente y espíritu que producirán mejoras cuánticas y sostenibles.

Una vez que el cuerpo se libra del estrés y tienes más energía disponible para el cerebro superior, las técnicas MCF pueden ayudarte a usarlo para mejorar el cuerpo, y también para liberar la mente y despertar también el espíritu. Todo comienza movilizando la energía sutil para despertar el cerebro superior.

Extraído de Meditación del código fuente de Michael Cotton

©foto free fotos

Un curso de milagros, el libro cuyo tiempo ha llegado.

6 junio, 2019

El momento de la separación

6 junio, 2019

Deja un comentario

El Grano de Mostaza Ediciones, S. L. | Carrer de Balmes, 394 pral. 1ª | 08022 Barcelona (Spain)
social@elgranodemostaza.com | + 34 934173848
Política de privacidad | Condiciones de uso

Ayuda (34) 639 775 082 | Enlaces externos | Recomendaciones