Corazón radiante


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Más allá de las palabras hay una experiencia compartida. Éste es un libro para sentirla. Con él tu corazón recordará un cálido lugar donde la aprendizajes se convierte en una experiencia directa del amor, un lugar sin conflicto donde vives la unidad con la totalidad. Este libro llega a ti en forma de un curso vivencial para ayudarte a calmar tu mente, descansar en la verdad, y así, liberar la luz de tu corazón.   Incluye un juego de cartas con prácticas breves para la vida cotidiana y enlaces a meditaciones guiadas por el autor que te iran facilitando siempre que lo desees, una experiencia de verdad, una inversión profunda en la espiritualidad no dual, pero no como un ejercicio intelectual, sino como una vivencia de corazón.

En Corazón radiante Jorge Lomar comparte contigo la alegría, la libertad y la gratitud que, como pura luz, brotan cada día de su centro. Se trata de la sencilla y maravillosa experiencia que surge de aplicar sinceramente en tu vida las enseñanzas de Un curso de milagros y de la filosofía Advaita.

Ilustraciones y gráficos de Gabriel Molnar

Palabras clave: , , , ,

Libro impreso


Corazón radiante

Vivir la unidad

Corazón radiante
  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 9788494354984

Páginas: 474

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 748 gr.

Alto: 230 mm.

Ancho: 150 mm.

Grueso: 20 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , ,

Enlace para compartir:

21

E-book


Corazón radiante

Vivir la unidad

Corazón radiante
  • Novedad
  • Disponible

Disponible: Si

ISBN: 9788494414633

Formato: Ebook

Palabras clave: , , , ,

Enlace para compartir:

Precio (en Amazon):
9.49

Ir a Google Play Ir a Amazon Ir a Apple Store Ir a Kobobooks

Más libros de Jorge Lomar


Extracto de Corazón radiante


Prólogo
Hace poco tiempo que conozco a Jorge Lomar. Fue en una de estas sincronicidades de la vida, porque, como ya está escrito, los que se deben encontrar se encontrarán.
Ambos somos buscadores, buscadores de algo que ya sabemos que tenemos. Entonces ¿para qué buscar? Y, sobre todo, ¿para encontrar qué?
Sentimos que estamos encerrados en algo que aparentemente no tiene paredes, ni ventanas, ni puertas. Sentimos que hay algo que se esconde, que no percibimos, como si no tuviéramos los medios para verlo.
Es una búsqueda compulsiva, sentimos en lo más profundo de nosotros mismos que hay algo más, no sabemos muy bien que es, si es que es algo.
Es una búsqueda compulsiva porque sentimos que tanta energía a nuestro alrededor no puede existir solamente para vivir lo que llamamos vida.
Es una búsqueda compulsiva porque sentimos que no hemos venido a este mundo a experimentar lo que vemos cada día en él.
Dolor, sufrimiento, padecimientos de toda índole, ver como tanta gente muere de hambre o se desplaza de sus hogares por guerras y hambrunas. Nos preguntamos qué sentido tiene la vida: vivir para luego morir, viendo como nuestros cuerpos y nuestras mente decaen, observando la ruina de nuestro magnífico cuerpo. Cómo se nos cae el pelo, cómo se arruga nuestra piel, cómo se deforman nuestros cuerpos, cómo las enfermedades hacen mella en él.
Todo esto y más, ¿para qué?
Buscamos en la ciencia, buscamos en la religión, se nos dice que esto es así, que si la entropía, que si los genes, que si los factores externos, etc. Por otro lado se nos dice que somos unos pecadores, que hemos sido expulsados del paraíso por un Ser que al parecer es tremendamente bueno, pero que nos hace vivir experiencias de miedo y de muerte.
En nuestro fuero interno pensamos que todo esto es una locura, que hay algo más, hay algo que se nos oculta y este algo por fin lo hemos encontrado: el Poder, ¡¡Nuestro Poder!! El de cada uno y el de todos.
Se nos ha enseñado y se nos enseña que la solución a todos nuestros males y a todas nuestras penalidades se encuentra en algún lugar externo a nosotros.
Un curso de milagros, en la lección décima, dice muy claramente: «No hay nada externo a ti que pueda hacerte temer o amar, porque no hay nada externo a ti».
Hasta ahora he estado hablando como si Jorge y un servidor estuviéramos juntos tomando unas cervezas o unos cafés.
Desde mi experiencia personal no hay nadie a quién preguntar, porque no hay nadie más que Yo Mismo. Siempre me estoy contestando a mí mismo, y mis respuestas son experiencias de vida en este mundo onírico que hemos construido para vivir lo que no es real. Ciertamente es un mundo que podemos palpar, tocar y sentir. Para ello hemos fabricado unos instrumentos —los cuerpos— que nos permiten ver, oler, tocar y sentir a unas frecuencias determinadas. De lo que no somos conscientes es de que esta forma de percibir es la que fabrica nuestro mundo a fin de que pueda ser percibido.
El gran secreto es «que nosotros somos los hacedores y los arquitectos del mundo en el cual vivimos» sin ser conscientes de ello.
Nuestras mentes se proyectan en lo que podríamos llamar una gran pantalla cósmica, y en ella vemos aquello que nuestra mente proyecta. Como creemos que somos muchos y que estamos separados, así lo percibimos y así lo vivimos, llamándole a esto experiencia de vida.
Cuando uno despierta a esta gran verdad, ya no busca en el exterior, sino que lo observa con una mente que sabe que lo que aparentemente está afuera es en realidad nuestra propia proyección. No hay mejor manera de encontrar lo que buscas que saber dónde se halla, que saber dónde mirar.
Corazón Radiante es una manera excelente de decir que lo que buscas está en tu corazón, y como muy bien dice Jorge, no en un pedazo de carne. Observar tu corazón es sentirlo y ver cómo se expresa en esta pantalla cósmica. Es poner la mente al servicio del corazón, porque en él se encuentra toda la información primordial, nuestro tesoro, aquello que realmente somos y que nunca hemos dejado de ser. Allí se encuentra nuestra divinidad, nuestro auténtico poder, nuestra esencia.
Y esas preguntas que antes nos hacíamos, que nos hacemos: ¿Para qué?, ¿Qué buscamos? Con esta inversión de pensamiento, las respuestas son obvias:
¿Para qué? Para poder tomar plena Consciencia de quienes somos tenemos que experimentarnos como algo que no somos, y esta incomodidad, por así decirlo, nos lleva a darnos cuenta que esta manera de vivir, de existir, no tiene sentido y que tiene que haber algo que no vemos. Ahora ya lo sabes: sabes plenamente que no hay un Tú y un Yo, que solamente hay un Yo expresándose en infinidad de formas de vida y de experiencias.
¿Qué buscamos? La conexión, el canal, el «agujero de gusano» que nos lleve desde esta universo dual, al universo holístico, que se encuentra precisamente en nuestro corazón. Se le llama el «átomo primordial», porque en él se encuentra toda la información, absolutamente toda. Siempre ha estado allí y siempre ha estado radiante, manifestándose por todos los rincones de nuestras vidas. Le podríamos llamar «la vocecita», y muchas veces decimos: «¡¡Lo sabía!!, ¿por qué no me escucho?».
Nuestras palabras expresan esta gran verdad: todo lo que hay que hacer en este universo de experiencia dual el corazón nos lo dicta, siempre que sepamos escucharlo. De esto trata este libro de Jorge: de saber escuchar, de saber poner nuestra mente al servicio de nuestro corazón, de que sí que tenemos que razonar, pero la sabiduría que nos guía en este universo ya está en nosotros y a nuestro servicio.
Como ya hemos visto escrito muchas veces: «El corazón tiene razones que nuestra mente no alcanza a comprender».
Corazón radiante es un magnífico libro para poner nuestra mente al servicio de nuestro corazón. Para poder interpretar correctamente lo que la pantalla del mundo nos ofrece y así poder cambiar guiones y llenarlos de plenitud, de ganas de vivir, de ganas de experimentarse, de ganas de Ser.
Aquí tienes un modo de alcanzar tu gran anhelo de libertad.
Gracias Jorge.
Enric Corbera