Vive el milagro


«El mejor libro sobre Un curso de milagros que he leído nunca. Con esta obra, D. Patrick Miller se alza en primera fila de las voces más autorizadas sobre el Curso.»

La enseñanza espiritual llamada Un curso de milagros ha tocado la vida de millones de personas. Sin embargo, navegar por el Curso puede resultar difícil. Tanto por sus conceptos complejos sobre la naturaleza del ego, la realidad y el amor, como por los múltiples cambios personales que puede producir en la vida de los lectores, Un curso de milagros plantea desafíos incluso al estudiante más motivado.

Ahora D. Patrick Miller —el principal cronista de la historia de Un curso de milagros y una autoridad muy respetada por sus enseñanzas— presenta el mejor manual para entender el Curso. Su guía destila años de comprensiones duramente adquiridas y acompaña en esta intensa experiencia tanto a los veteranos como a los recién llegados.

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Libro impreso


Vive el milagro

Una guía llena de sentido común para entender Un curso de milagros

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 978-84-940870-4-2

Páginas: 294

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 327 gr.

Alto: 210 mm.

Ancho: 140 mm.

Grueso: 14 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Enlace para compartir:

17

Extracto de Vive el milagro


Un curso de milagros (UCDM) es una enseñanza espiritual moderna que se autodescribe como «entrenamiento mental» y que conduce a sus estudiantes hacia una visión radical de la realidad basada en una intensa disciplina de perdón. Fue publicado originalmente en Estados Unidos a mediados de la década de los setenta como un conjunto de tres libros y, desde entonces, ha vendido más de dos millones de ejemplares en todo el mundo, y se ha traducido a veinte idiomas. Actualmente, la Fundación para la Paz Interior, con sede en California, lo publica como un compendio de tres volúmenes en uno. La edición estándar de UCDM abarca unas mil doscientas páginas, compuestas por un extenso «Texto» —que establece su filosofía básica—, un «Libro de ejercicios» más breve —con trescientas sesenta y cinco lecciones de meditación, una para cada día del año— y un breve «Manual para el maestro» —que, a su vez, incluye una «Clarificación de términos» y otros materiales explicativos—.

Originalmente, el Curso fue tomado en taquigrafía por una profesora de Psicología de la Universidad de Columbia llamada Helen Schucman, mediante un proceso conocido como «dictado interno».

Ella se negó en todo momento a arrogarse mérito alguno por el mensaje o las ideas transmitidas. La prosa es pronunciada por una voz en primera persona que se identifica claramente con Jesucristo y ofrece una importante revisión de algunos de los principios fundamentales del cristianismo moderno. Como no podía ser de otra manera, la naturaleza misteriosa de esta voz tan autorizada ha provocado mucha discusión y controversia con respecto a la verdadera autoría de UCDM. Schucman trabajó en secreto durante siete años con su supervisor en la Universidad de Columbia, William Thetford, para completar la transcripción del Curso, pero solo habló de ello en público una vez, antes de su muerte en 1981. Thetford también se negó a convertirse en portavoz de UCDM antes de su fallecimiento en 1988.

Si bien UCDM no es la base de una religión en el sentido habitual, tiene al menos varios millones de estudiantes e incontables grupos de estudio dedicados a él, y cientos, si no miles, de profesores autoproclamados. Ha ejercido una intensa influencia en una gran variedad de pensadores, escritores, activistas y líderes empresariales, entre los que se incluyen Marianne Williamson, Oprah Winfrey, Wayne Dyer y John Mackey, cofundador de la cadena de supermercados Whole Foods. Influyó de manera esencial en la fundación de organizaciones de investigación y servicio, como el Instituto para las Ciencias Noéticas y los centros para la Curación Actitudinal. Aunque a menudo se lo identifica como una pieza central de la denominada nueva era, en realidad UCDM contradice algunos elementos clave del pensamiento nueva era y tiene similitudes filosóficas más profundas con el vedanta oriental, el gnosticismo occidental, el «inmaterialismo» del filósofo del siglo xviii Georges Berkeley y la moderna psicología transpersonal. Aunque a menudo emplea términos cristianos, como Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, el mensaje de UCDM, con frecuencia, contradice el cristianismo convencional, por lo que ha recibido vehementes críticas de los círculos conservadores, tanto protestantes como católicos.

A nivel práctico, el Curso está diseñado para servir como un manual de autoestudio para la transformación personal. Ofrece una teoría exhaustiva y una exigente práctica diaria orientada a renunciar a las percepciones ordinarias, al pensamiento convencional y a las creencias cómodas; a cambio, propone vivir siguiendo momento a momento la sabiduría de una bondad instintiva. A esta sabiduría activa el Curso le da el nombre de «Espíritu Santo» y sugiere que la práctica del perdón nos permite aprender a dejarnos guiar constantemente por él. Aquello a lo que el Curso se refiere con «perdón» va mucho más allá del uso popular del término, pero seguiremos con esto más adelante.

Una visión diferente del amor

En el sentido más amplio, Un curso de milagros es una enseñanza de amor, pero su objetivo no consiste en persuadir a más gente para que «crea» en el amor. Ya hay muchas personas que creen en él y continúan sufriendo soledad, perplejidad o desesperación, mientras buscan la gran fuerza curativa que siempre parece decepcionarlas o eludirlas. Más bien, UCDM dice que el amor es «nuestra herencia natural», y su objetivo consiste en desplazar de la mente del estudiante todo aquello que le impide reconocer dicha herencia. Como se afirma de forma recurrente en el «Libro de ejercicios»: «Dios es solo amor, y por ende, eso es lo que soy yo».

¿Qué hay en nuestras mentes que se interpone en el camino del amor, que es nuestra verdadera naturaleza? No es fundamentalmente el odio o el egoísmo, como cabría esperar. Según UCDM, estas energías negativas solo son los síntomas del verdadero obstáculo: nuestras creencias fundamentales de que el mundo cotidiano que nos rodea es real; que todos vivimos y morimos en cuerpos separados con mentes individuales, y que el tiempo y el espacio limitan nuestra existencia. Estas creencias parecen ser de sentido común para casi todo el mundo. Pero el Curso afirma que estas creencias no solo están equivocadas, sino que son una locura.

Para conocer qué es el amor —y para vivir su verdad en lugar de limitarnos a creer en él—, hemos de renunciar gradualmente a las creencias básicas que alimentan nuestra locura colectiva. En otras palabras, debemos aprender a vernos a nosotros mismos y a relacionarnos unos con otros como seres espirituales más que como seres físicos. El Curso afirma que vivimos en nuestras mentes, no en nuestros cuerpos, y que incluso la convicción de que tienes una mente separada de todas las demás es una ilusión. Mientras que otras vías espirituales nos apremian a «rendir» nuestros egos individuales, el Curso sugiere que no tienes que rendir ni que luchar contra algo que, para empezar, ni siquiera existe. Solo tienes que reconocer que tu ego, como el cuerpo al que llama su hogar, es una profunda ilusión.

Como se resume en la introducción al «Texto» de UCDM: «Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la Paz de Dios». Traducción: lo que es real en nosotros no puede correr peligro. Puesto que todo lo que es físico está amenazado por el deterioro y la muerte, esto significa que el mundo entero es irreal y, por lo tanto, no existe. Comprender esto es la clave para reconocer nuestra realidad espiritual; es decir, que somos el amor mismo, y nada más. Esta comprensión acaba trayéndonos una paz real y permanente en medio de las ilusiones cambiantes y caóticas del mundo material de cada día.

Aunque este diagnóstico y esta prescripción puedan sonar muy radicales, no son ideas nuevas. Tanto el hinduismo como el budismo han sugerido desde hace mucho tiempo que nuestro objetivo más profundo como seres humanos es «despertar» a un orden de realidad superior, con respecto a la trama de ilusiones en la que solemos estar atrapados. Pero Un curso de milagros tiene una curiosa manera de explicar esta enseñanza al buscador moderno. Es mucho más que una filosofía intelectual para ser ponderada y discutida, y luego dejada a un lado, mientras lidiamos con los retos cotidianos y las oportunidades del mundo real. UCDM está pensado para ser una guía firme hacia un nuevo modo de vida basado en una comprensión de la realidad profundamente diferente. Con el tiempo, el Curso produce asombrosas experiencias de cuestionamiento psicológico, de comprensión espiritual y de curación de las relaciones. Y lo hace sin exigir que el estudiante practique una religión ni se vaya a un monasterio, ashram o cueva solitaria.

Esto no significa que UCDM encaje exactamente con el estilo de vida moderno. No resulta fácil de aceptar que estás loco, o someterte a un exigente «entrenamiento mental» que tiene como objetivo alterar todas tus percepciones habituales. Como comentaré más adelante en este libro, incluso los estudiantes más dedicados necesitan tomarse un descanso de la disciplina de vez en cuando (en ocasiones durante meses o años). Existe, además, una tendencia a interpretar erróneamente esta enseñanza, lo que ha contribuido a la percepción popular de que los estudiantes de UCDM son sectarios y tienen lavado el cerebro. Como la mayoría de los estudiantes veteranos confirmarán, el Curso puede ser extremadamente difícil de comprender, incluso después de años de estudio y práctica. Esto se debe a que no está tan enfocado en la educación intelectual como en una auténtica transformación de la mente y el corazón humanos. Y la transformación a menudo es un proceso torpe, imprevisible y emocionalmente descontrolado.

El propósito de este libro

El propósito de este libro es ayudar a los estudiantes del Curso, cualquiera que sea su nivel de experiencia, a afrontar más fácilmente algunos de los misterios de la enseñanza, sus giros sutiles y los retos que plantea abandonar el ego. Con un cuarto de siglo de estudio de UCDM a mis espaldas, no pretendo tener una comprensión perfecta, ni siquiera avanzada. Pero he superado trabajosamente algunos de los primeros errores conceptuales y de las espinosas etapas de desarrollo que a menudo confunden a los nuevos estudiantes. He hablado y escrito durante muchos años sobre el Curso con la perspectiva combinada tanto de un periodista como de un estudiante, y asimismo he ofrecido tutorías personalizadas a algunos estudiantes. También he entrevistado a los principales profesores y a cientos de alumnos, así como a observadores, eruditos y críticos de UCDM.

Buena parte de este trabajo está resumido en mi anterior libro,

Understanding A Course in Miracles: The History, Message, and Legacy of a Spiritual Path for Today (Cestial Arts/Random House). Los lectores pueden remitirse a esta obra para acceder a una historia más detallada y a comentarios críticos sobre UCDM más completos que los que presentaré en este volumen, que es una guía práctica con la suficiente historia y contexto para introducir en el Curso a los recién llegados, al tiempo que ofrece nuevas perspectivas y compresiones a los veteranos.

Si he de decir la verdad, a menudo siento que actualmente ningún ser vivo del planeta comprende el Curso en su totalidad. Por eso me doy mucho espacio a mí mismo y a otros estudiantes que parecen no estar «comprendiéndolo» como yo. Está claro que el Curso no es para todos, e incluso aquellos que gravitan en torno a él como un camino de vida se orientan hacia una comprensión de la existencia, de la autoconciencia y del cosmos que muy bien podría requerir varias generaciones más de estudiantes para alcanzar la madurez. Actualmente, UCDM solo lleva con nosotros unos treinta y tantos años, lo que significa que está en su infancia como camino espiritual. Teniendo en cuenta lo novedoso que es, notable que ya tenga millones de estudiantes en todo el mundo y que ejerza tanta influencia cultural.

Según parece, el propósito de que haya aparecido un «curso de milagros» en nuestro tiempo es el de familiarizar a un número creciente de personas con una perspectiva profundamente curativa para sus vidas. Tal como un programa de estudios en una lengua extranjera nos familiariza con un vocabulario y una cultura que al principio pueden parecernos exóticos e impenetrables, este programa de estudios tiene la intención de habituarnos a un nuevo e incomparable lenguaje y cultura del amor. Cuando podamos hablar la lengua de manera natural y actuar reflexivamente sobre la base del amor, estaremos viviendo en un mundo totalmente diferente, incluso si esto resulta incomprensible desde nuestro punto de vista actual. Si este libro ayuda aunque solo sea a unos pocos estudiantes a entender el Curso como un nuevo tipo de sentido común, entonces todos mis años de estudio, de desconcierto periódico y de comprensiones ocasionales habrán merecido la pena.