El amor no ha olvidado a nadie


En esta nueva entrega de la trilogía formada por La desaparición del universo, Tu realidad inmortal y El amor no ha olvidado a nadie, Gary Renard alcanza su plena dimensión como escritor y como docente, compartiendo su vida y sus conversaciones con los maestros con el amor y el humor que le caracterizan. Su tono ligero y amistoso es ideal para transmitirnos verdades profundas que van calando en nuestra psique y en nuestras vidas. Es una verdadera alegría poner al alcance del público hispanohablante este libro que sin duda llegará a ser un clásico de la espiritualidad contemporánea.

Nueva edición revisada y corregida.

Palabras clave: , , , , ,

Libro impreso


El amor no ha olvidado a nadie

La respuesta a la vida

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 978-84-941349-6-8

Páginas: 298

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 328 gr.

Alto: 210 mm.

Ancho: 140 mm.

Grueso: 14 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , ,

Enlace para compartir:

17

E-book


El amor no ha olvidado a nadie

La respuesta a la vida

Portada ebook El amor no ha olvidado a nadie
  • Novedad
  • Disponible

Disponible: Si

ISBN: 978-84-941349-9-9

Formato: Ebook

Palabras clave: , , , , ,

Enlace para compartir:

Precio (en Amazon):
8.99

Extracto de El amor no ha olvidado a nadie


Contenido

1. ¿Qué prefieres ser?

2. Un paseo por el periodo«entre vidas»

3. El guion está escrito, pero no está grabado en piedra: la naturaleza de las dimensiones

4. Curación corporal para la mente iluminada

5. Las lecciones de Tomás y Tadeo

6. Las lecciones de Gary

7. Arten en esta vida

8. Las lecciones finales de Pursah

9. Las lecciones finales de Arten

10. El amor no ha olvidado a nadie

Sobre Un curso de milagros

Sobre el autor

Notas al final

Índice de referencias

Introducción

 

Este es un libro sobre espiritualidad. La espiritualidad real, no lo que ha pasado por ser espiritualidad en los medios populares durante las últimas dos décadas. La espiritualidad se ha confundido con el movimiento de autoayuda. Cuando acabes este libro, no solo entenderás la diferencia entre ambos, sino que también sabrás por qué solo uno de ellos puede llegar a hacerte feliz.

Hay diferencias entre una espiritualidad que te ahorrará mucho tiempo y las que no. La que te ahorra tiempo te introduce a la idea de deshacer el ego y te muestra cómo hacerlo. El «ego» es algo que las grandes enseñanzas, como el budismo y la obra maestra espiritual Un curso de milagros, definen en detalle y también describen de maneras asombrosamente similares. De hecho, descubrirás que hay más similitudes entre el budismo y Un curso de milagros que entre este y el cristianismo, aunque el Curso usa la terminología cristiana para hablar al público occidental.

Sin entrar en las distinciones y aplicaciones que son necesarias para deshacer el ego, que vendrán después, digamos, por el momento, que el ego es la idea y la experiencia de que, de algún modo, nos hemos separado de nuestra Fuente; el ego ha asumido una existencia personal, una identidad propia que no es una con la Fuente y que creemos real. La disciplina espiritual acelerada se enfoca en deshacer este ego que está basado en la idea de separación.

Si deshicieras el falso tú, que es el ego, entonces solo quedaría el tú real. No tienes que esforzarte por ser el tú real. No tienes que evolucionar. El tú real ya es perfecto. Lo que hay que hacer es retirar las barreras que te impiden llegar a la experiencia y a la expresión de esa perfección. Casualmente, esa perfección no tiene nada que ver con nada del mundo, sino con algo que no es de este mundo.

Hay personas, incluso científicos brillantes y muy respetados, que te enseñarán que deberías «hacerte amigo del ego». Eso es muy bonito. El único problema es que tu ego no está interesado en ser tu amigo. Tu ego quiere matarte. Como dice Un curso de milagros —que fue dictado por Jesús (a quien nos referiremos en este libro como «J») a la psicóloga e investigadora Helen Schucman—: «Es muy probable, por lo tanto, que el ego te ataque cuando reaccionas amorosamente, ya que te ha evaluado como incapaz de ser amoroso y estás contradiciendo su juicio. El ego atacará tus motivos tan pronto como estos dejen de estar claramente de acuerdo con la percepción que él tiene de ti. En ese caso es cuando pasa súbitamente de la sospecha a la perversidad, ya que su incertidumbre habrá aumentado».1

Este libro no trata de hacer espiritual lo que no puede hacerse espiritual. Este libro trata sobre cómo ir a casa, al espíritu. Trata de la realidad. Esa realidad es amor, pero no el amor tal como el mundo piensa tradicionalmente en él. Este es un amor que no puede ser explicado, solo experimentado. Es el objetivo hacia el que nos han orientado los grandes místicos a lo largo de la historia, sabiendo que no podía ser descrito. No obstante, es posible experimentar esta realidad incluso mientras parece que estamos aquí y que somos cuerpos. No somos cuerpos, pero nos parece que lo somos y nos sentimos como si lo fuéramos. Mi propósito no es negar a la gente su experiencia de ser cuerpos. Solo quiero demostrar que esta experiencia es falsa.

Esto también es válido para nuestra experiencia del tiempo. Experimentamos el tiempo de manera lineal y creemos ir fabricando todo sobre la marcha. Esta también es una experiencia falsa. La verdad es holográfica. Todo esto ya ha ocurrido. Y si todo ya ha ocurrido, entonces no puedes estar creándolo sobre la marcha. Tú no creas el modo en que las cosas son. Eso ya lo hiciste al comienzo del tiempo. Todo lo que pareció ocurrir después de eso ya es un hecho consumado. A la mayoría de las personas no les gusta esta idea y, sin embargo, forma parte de un sistema de pensamiento que, si lo comprendieran y aplicaran, podría ahorrarles una increíble cantidad de tiempo dentro de su experiencia ilusoria.

No siempre tenemos elección con respecto a lo que experimentamos, pero sí podemos escoger cómo experimentarlo. La esencia de esa elección reside en cierto tipo de perdón: el que practicaron los grandes maestros, como Buda y Jesús. No se trata del perdón al que el mundo está acostumbrado. Una vez que lo aprendemos y lo practicamos, deshace el ego y nos conduce de vuelta a nuestro verdadero hogar, que es uno con nuestra Fuente. Este es el carril rápido de la vida espiritual: ahorra tiempo, mucho tiempo. Ahorra incontables ciclos de vida que en realidad son una serie de sueños, pero que tomamos como si fuera la realidad. La respuesta a la vida es reemplazar la falsa experiencia de ser un ser separado, un ser espacial, por la verdadera experiencia de ser perfecto Espíritu, que no solo no es espacial, sino que está más allá del universo del tiempo y el espacio. Es la experiencia hacia la que se dirige la gran espiritualidad, que es la respuesta a la vida y a sus preguntas más difíciles.

Llegar a esta experiencia de la realidad, que es perfecta unidad con Dios, requiere no hacer concesiones. Este libro no hace concesiones con respecto a las enseñanzas del Curso, porque mis profesores se niegan a hacerlas, y lo mismo debo hacer yo. Como el Curso expresa con agudeza en la página 73 del «Manual para el maestro»: «El mundo intenta hacer miles de transigencias al respecto, y tratará de hacer mil más. Ni una sola puede ser aceptable para los maestros de Dios, ya que ninguna de ellas sería aceptable para Dios».

Con este espíritu, el siguiente texto relata sucesos verdaderos que ocurrieron entre finales del año 2006 y principios del 2013. A excepción de mi narración y notas, los hechos se presentan en el marco de un diálogo en el que hay tres participantes: Gary (ese soy yo), Arten y Pursah, dos maestros ascendidos que se me aparecieron encarnados. Mi narración no está introducida por etiquetas indicadoras, a menos que interrumpa el diálogo, en cuyo caso simplemente he añadido la palabra nota. Las numerosas palabras que hallarás en cursiva indican énfasis por parte de quien las dice.

No es absolutamente esencial creer que se produjeron las apariciones de los maestros ascendidos para obtener beneficios de la información que viene en estos capítulos, y a mí, personalmente, no me importa lo que pienses. No obstante, puedo decirte que es muy improbable que un laico sin educación superior como yo haya podido escribir esto sin la inspiración de estos profesores. En cualquier caso, dejo en tus manos, lector, que pienses lo que desees sobre los orígenes del libro.

He hecho todos los esfuerzos posibles por hacerlo bien, pero no soy perfecto y, por lo tanto, tampoco lo es este libro. No obstante, si hay algún error en los datos de estas páginas, puedes estar seguro de que es mío y que no fue cometido por mis visitantes. Asimismo, aunque el relato de estos diálogos se presenta en una línea temporal fácilmente observable y acorde con la «vida real», los diálogos no siempre fueron lineales; a veces fueron holográficos. En unos pocos casos, cosas que se dijeron antes han sido incluidas en una parte posterior del libro, y cosas que se dijeron después han sido presentadas antes. Yo nunca tomaría una decisión con respecto a esto, ni con respecto a ninguna otra cosa relacionada con estos libros, sin ser guiado a hacerlo así por mis profesores.

Las referencias a Un curso de milagros (UCDM), incluso las citas introductorias de cada capítulo, aparecen en el Índice que viene al final del libro. Siento una gratitud ilimitada por la Voz del Curso, cuya verdadera identidad se comenta aquí.

Quiero dar las gracias a cuatro personas que me han ayudado a hacer posible este libro: mi primera agente promotora, Sue Borg, que hizo un trabajo tan bueno que tuve la oportunidad de hablar en público en muchos lugares, y aun así disfruté de  tiempo para aprender alguna cosa de mis profesores; Jan Cook, mi amiga y segunda agente promotora, que fue nada menos que un regalo de Dios; mi anterior esposa, Karen L. Renard, que se ha convertido en una de mis profesoras, además de una gran amiga, y una persona a la que conoceréis en estas páginas y que revela la identidad de Arten en esta vida.

El amor no ha olvidado a nadie contiene muchas citas de la versión oficial de Un curso de milagros que se han anotado para ayudarte, lector, a estudiar el Curso posteriormente, si así lo eliges. Las citas de los principios de capítulo están en cursiva, aunque no aparecen en cursiva en el Curso. El editor y yo queremos expresar nuestra gratitud a los miembros de la Fundación para la Paz Interior de Mill Valley, California, los editores originales del Curso, y a la Fundación para Un Curso de Milagros de Temécula, California, por las décadas de importante trabajo, gracias a las cuales Un curso de milagros ha podido llegar al mundo. Al final del libro se incluye información sobre dónde conseguir la versión auténtica del Curso.

Finalmente, aunque no estoy afiliado a la Fundación para Un Curso de Milagros, me gustaría aprovechar esta oportunidad para extender mi sincero agradecimiento a Gloria Wapnick y Kenneth Wapnick, promotores de dicha fundación, en cuyo trabajo se basa buena parte de este libro. Muy al principio, Arten y Pursah me guiaron a hacerme estudiante de las enseñanzas de los Wapnick, y este libro no puede evitar reflejar todas mis experiencias de aprendizaje.

Gary Renard, bañándome en el resplandor del sur de California, y a solo cinco horas de Hawái.