Amor sin condiciones


Este libro es el resultado de la escucha del autor a la mente Crística, la Mente de Buda, Brahmán, o el Espíritu Santo si se prefiere, esa mente con la que todos podemos comunicarnos.

Esto es lo que nos dice: “Te he dicho que, por muchas veces que te hayas negado a entrar en el santuario, solo tienes que llamar y la puerta se te abrirá. Te he dicho: ‘Pide y se te dará’, pero te niegas a creerme. Tiende la mano y toma la mía, y juntos abriremos la puerta y la cruzaremos. Yo soy la puerta al amor sin condiciones.”

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Libro impreso


Amor sin condiciones

Reflexiones sobre la Mente Crística

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 978-84-937274-4-4

Páginas: 160

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 254 gr.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Enlace para compartir:

16

E-book


Amor sin condiciones

Reflexiones sobre la Mente Crística

  • Novedad
  • Disponible

Disponible: Si

ISBN: 978-84-940870-7-3

Formato: Ebook

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Enlace para compartir:

Precio (en Amazon):
9.49

Ir a Amazon Ir a Apple Store Ir a Kobobooks

Extracto de Amor sin condiciones


ÍNDICE

  1. Bendición Prefacio del autor
  2. Introducción
  3. El asunto central
  4. Práctica
  5. Tu hermano
  6. Interpretación
  7. La necesidad de Milagros
  8. Usa lo que haya
  9. Abrirse a lo divino
  10. Aprende a escuchar
  11. Amor sin condiciones
  12. Abre la puerta
  13. Renuncia al esfuerzo
  14. Transparencia El corazón despierta Elimina la mentalidad de escasez
  15. Gratitud
  16. Liberarse de todo apego
  17. La gloria del Dios Interno
  18. Otras dimensiones
  19. La tiranía del acuerdo
  20. Crimen y castigo
  21. Poder y maestría
  22. No retengas el amor
  23. Meditación para sentirse amado
  24. La ilusión de la realidad objetiva
  25. El Milagro: Llegar al final del hacer
  26. El camino del perdón
  27. La muerte del ego
  28. El regalo

Teniendo en cuenta todo el bombo y platillo que rodea a las “canalizaciones” parece importante aclarar que éste no es un libro canalizado. La información que contiene no proviene de alguna “entidad” o personalidad separada de la mente del que escucha. De hecho, este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la Mente Crística, de la que tanto él como tú sois partes esenciales.

Pensar en Jesús como si estuviera afuera y fuera independiente de tu mente es no entender el punto esencial. Porque es precisamente en tu mente donde Jesús se dirige a ti. Él es tu amigo más íntimo hablándote, a veces con palabras, pero a menudo más allá de las palabras. Tu comunicación y comunión con él son esenciales para que practiques su enseñanza.

Tengamos claro que Jesús no ocupa un lugar o posición exclusiva en la Mente Crística. Krishna, Buda, Moisés, Mahoma, Lao Tse y muchos otros se unen conscientemente con él allí, o quizá sería más preciso decir “aquí”. Si te sientes más cómodo dirigiéndote a Buda o a Krishna, por favor, hazlo. Jesús no se ofenderá. De hecho, se sentirá complacido, porque estarás siguiendo su enseñanza de no-separación.

Todos comunicamos y estamos en comunión con la Mente Crística (puedes decir la Mente del Buda, o Brahmán, o Espíritu Santo si lo prefieres). Esto se debe a que todos estamos unidos con la Mente de Dios. Si no fuera cierto, nuestra experiencia sería totalmente oscura y ni siquiera tendríamos una promesa de redención. Cada uno de nosotros tiene una chispita de luz que ilumina la oscuridad de nuestra inconsciencia.

Ésta es la chispa divina de conciencia que mantiene viva nuestra conexión con Dios. Esta chispa también nos conecta con el maestro divino de nuestra tradición y con la divinidad dentro de nuestros hermanos y hermanas. Como señala Jesús en este libro, si viéramos tan sólo esa chispa de luz dentro de cada uno de nosotros, toda la oscuridad de nuestra percepción y de nuestra experiencia se disolvería, y el mundo, tal y como lo conocemos, desaparecería. Así es como se establece el amor en nuestro propio corazón y en los corazones de nuestros hermanos y hermanas. No cometas el error de pensar que cualquier reflejo de la Mente Crística busca otra cosa que el establecimiento del reino del amor en nuestras mentes y en nuestros corazones. Ése es su único objetivo. Mahavir trabaja para él. San Francisco trabaja para él. Baal Shem Tov trabaja para él. Rumí trabaja para él. Dividirnos en religiones es una reliquia de este mundo.

Estas fronteras no existen en la Mente Crística, donde todos los seres se unen en una sola meta. Nos resulta difícil de imaginar, pero es así. No hay nadie que haya sido criado en la tradición judeocristiana que no tenga que llegar a algún tipo de acuerdo con la vida y las enseñanzas de Jesús. Esto es cierto para cristianos y judíos por igual.

También es cierto para los ateos y los agnósticos. Los judíos necesitan entender y aceptar la transmisión de fe que Jesús les trajo. Los cristianos tienen que entender que sus enseñanzas de amor y perdón han sido invertidas, convertidas en enseñanzas de temor y culpa. Los ateos tienen que entender su revolucionario mensaje de igualdad. Todos los que han rechazado a Jesús o lo han colocado en un pedestal han malinterpretado su enseñanza. Por eso la corrección debe de llevarse a cabo en todos nosotros. Jesús tiene un mensaje específico para cada uno de nosotros que nos ayudará a disolver nuestra culpabilidad y a superar nuestros temores. Jesús no nos pide que nos convirtamos al cristianismo, porque tal cosa no existe.

El cristianismo es un mito de separación. Separa al cristiano del judío, o del musulmán, o del budista. ¿Crees que Jesús abogaría por una idea así? ¡Por supuesto que no! Un seguidor de Jesús no aboga por ningún tipo de separación. Practica el amor y el perdón hacia todos los seres, incluyéndose a sí mismo. Abraza al judío, al musulmán y al hindú como hermano suyo. No trata de convertir a otros, sino que descansa seguro en su propia fe. Y tampoco cree que a quienes eligen un sendero distinto se les negará la salvación. Un verdadero seguidor de Jesús sabe que Dios tiene muchas maneras de traernos a casa, y jamás duda del resultado final. Cada uno de nosotros tiene a su disposición una relación personal con Jesús. Esa relación cobra vigencia cuando comenzamos a desearla y a confiar en ella. No requiere ninguna tecnología, ninguna invocación, ninguna práctica espiritual esotérica. Lo único que se necesita es una necesidad simple pero auténtica de su amistad y su guía.

Tengamos claro que Jesús no desea convertirse en una figura de autoridad para nosotros. De hecho, está en contra de toda autoridad salvo la de Dios. Sólo nos pide que tomemos su mano como un igual y que tendamos la mano a cada uno de nuestros hermanos y hermanas con el mismo respeto mutuo e intención de igualdad. Es posible que su enseñanza sea simple, pero ponerla en práctica exigirá toda nuestra atención, toda nuestra energía y todo nuestro propósito. Tener la intención de “ser igual a” cada persona con la que nos encontremos, y reconocer y perdonar todos los errores a medida que sucedan es una enseñanza revolucionaria. Es una enseñanza que lavará nuestra culpabilidad y nos ayudará a abrirnos camino a través de nuestros temores. Cuando comencé a trabajar en este proyecto, le dediqué el mismo grado de entrega que había puesto en los libros anteriores.

Sin embargo, no era suficiente. En sereno reconocimiento de este hecho, dejé a un lado aproximadamente 150 páginas de buen material. Sencillamente no era el libro que tenía que dar a luz a esas alturas en mi vida. Se me estaba pidiendo algo nuevo. Y yo estaba pidiendo algo nuevo de mi maestro. Quería un libro simple y lúcido que ayudara a clarificar nuestra relación con Jesús y con su enseñanza. Y al preguntar, se hizo claro que para escribir un libro así, algo de Paul Ferrini tendría que hacerse a un lado. La identidad de Paul tenía que ser cuestionada.

Su sistema de creencias, su vocabulario, necesitaban más soltura. Las ideas que le hacían sentirse separado de los demás tenían que ser dinamitadas. A menos que todo esto sucediera, el libro no podría emerger. A lo largo de este proceso aprendí a confiar más en mi relación con Jesús que en cualquier cosa que he leído de él o sobre él.

También vi a Jesús trabajando diligentemente en las vidas de muchas personas que parecen tener creencias diferentes a las mías. Las creencias separan. Los pensamientos amorosos unen. “Si quieres seguir mi enseñanza, vívela pensamiento a pensamiento. Bendice a tu hermano, aunque no estés de acuerdo con él.” Ésta siempre había sido la enseñanza de Jesús. Ahora sólo estaba llevándola a un ámbito más extenso. Dejar que este libro viniera de Jesús y de la Mente Crística exigía un reajuste en todas las áreas de mi vida. No tanto un cambio en mi estilo o en el proceso de escribir, sino un cambio fundamental en mi sistema de creencias. Retirar las “ideas que dan lugar a las percepciones y a los sentimientos de separación” tenía que convertirse en mi práctica espiritual cotidiana.

Te aseguro que he estado lejos de la perfección en esta práctica. Pero me siento profundamente agradecido por la práctica y por este libro, pues ambos me han ayudado a dar un paso muy difícil en mi crecimiento espiritual. Tengo la esperanza de que esta obra extienda hasta ti una práctica simple pero profunda de auto perdón y de no-separación que transformará tu vida. Ésta es la práctica que Jesús perfeccionó en su vida aquí. Y ésta es la práctica por la que él continúa abogando momento a momento cuando extendemos la mano y le pedimos que nos ayude con nuestras vidas.

En último término, el final del sufrimiento humano llega cuando decidimos juntos que ya hemos sufrido suficiente. Cada uno de nosotros, en nuestra vida, está empezando a pedir una forma mejor de hacer las cosas. ¿Crees que Jesús nos abandonará ahora? ¿Crees que la chispita en tu corazón y en el mío se encogerá y se atenuará, víctima de nuestro temor, de nuestra culpa y de nuestro dolor? No puede ser así. El amor de Jesús, de Krishna, de Buda y de todos los maestros ascendidos nos rodea en nuestra única oración. Nutre suavemente la chispa en nuestros corazones, ayudándonos a atravesar más completamente nuestro temor y nuestra vergüenza. Trae iluminación divina a las estrechas creencias y a los condicionamientos de nuestra experiencia. Como la luz está dentro de nosotros, no puede negarse a brillar cuando la invocamos. La luz de Cristo está dentro de todos nosotros. Invoquémosla juntos en nombre del amor.

Paul Ferrini, Santa Fe, New Mexico, Diciembre, 1993