Padres e Hijos Vol.I


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Estos dos libros abordan la relación entre padres e hijos a la luz de Un curso de milagros, vínculo en el que todos participamos, porque, aunque no seamos padres, todos somos hijos. Se trata de la relación clave que más marca nuestra vida, por lo que es esencial armonizarla.

Como describe el autor, sabemos que hemos alcanzado la madurez espiritual cuando ya no pensamos en nuestros padres como autoridades, sino como hermanos que caminan con nosotros en el sendero de vuelta a casa.

Todos podemos vernos reflejados en los casos prácticos que aquí se describen, y escuchar el consejo certero de Ken en muy diversas circunstancias. Sus palabras nos ofrecen guía y consuelo. Podemos afirmar sin lugar a dudas que por su profundidad y lucidez estamos ante una obra maestra de la psicología contemporánea.

Descarga en Pdf el libro de Ken Wapnick Padres e hijos Vol.1 (muestra)

Palabras clave: , , , , , , , , , , ,

Libro impreso


Padres e Hijos Vol.I

Nuestra clase más difícil

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 978-84-941349-0-6

Páginas: 148

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 140 gr.

Alto: 178 mm.

Ancho: 120 mm.

Grueso: 9 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , , , , , , , ,

Enlace para compartir:

8

Extracto de Padres e Hijos Vol.I


Introducción

Creo que todos estaremos de acuerdo en que nuestra clase más difícil es la de padres e hijos, tanto desde la perspectiva del niño que está creciendo como desde la del padre, en proceso de convertirse en niño, por así decirlo, al ocuparse de sus progenitores ancianos. A lo largo de estos libros se explora la relación con nuestros padres como prototipo terrenal para todas las relaciones especiales subsiguientes, incluyendo aquellas que establecemos con nuestros propios hijos. Por lo tanto, esta relación alberga la totalidad del sistema de pensamiento de separación, culpabilidad, ataque y pérdida que procede del ego. Es prácticamente imposible concebir que alguien pueda recibir ayuda si no ha sanado previamente esta relación primordial que nadie aquí puede eludir. De hecho, sin esta sanación, la relación especial con nuestros padres se alzaría como una barrera que impediría sanar la que tenemos con Dios, la más importante de todas. Así que, tal y como nos enseña Jesús en Un curso de milagros, si queremos alcanzar la meta —despertar del sueño de la culpabilidad y regresar a casa—, debemos también aceptar los medios que él nos proporciona: perdonar nuestras relaciones especiales. Por lo tanto, dejar de perdonar refleja la decisión de mantenernos dormidos, en medio de sueños de victimización, abuso, desdicha y dolor. Los padres nos ofrecen la magnífica oportunidad de acelerar nuestra trayectoria a lo largo del viaje, con Jesús como guía. Jesús insiste reiteradamente en preguntarnos por qué razón elegiríamos no andar con él y, al hacerlo, andar con todos nuestros hermanos que comparten por igual las pesadillas y los anhelos de despertar. Para nuestro bien y el de toda la Filiación, mi esperanza es que estos libros nos provean del impulso para completar el viaje.

Lecturas
Al empezar la clase tipo Academia de tres días de duración que impartimos sobre el tema padres e hijos, revisé brevemente la lista de las lecturas recomendadas que habíamos facilitado a los participantes. Animo a los lectores de estos dos volúmenes para que también ellos les echen un vistazo, ya que representan un buen fundamento en el que se apoyarán los consiguientes comentarios.He aquí la esencia de mis comentarios de apertura:

Estas lecturas representan aspectos diferentes del tema que vamos a tratar. Las tres primeras provienen del Texto y son «Crear en contraposición a fabricar una imagen propia» (T-3.VII), «La enseñanza y el aprendizaje correctos» (T-4.I) y «El ego y la falsa autonomía» (T-4.II). De una forma u otra, tratan del problema de autoridad. El acting out2 de este se produce en todas las relaciones entre padres e hijos, desde el punto de vista tanto del hijo como del padre. Las siguientes lecturas, «Las ilusiones y la realidad del amor» (T-16.IV) y «La decisión de alcanzar la compleción» (T-16.V), son dos de las más significativas secciones del Texto que se ocupan del tema de las relaciones especiales. Aquí, queda claro otra vez, tanto desde la perspectiva de la teoría como de la experiencia de todos, que la relación padre-hijo, seguramente, es la más importante de las relaciones especiales que cualquiera de nosotros haya tenido nunca.

La Lección 193, «Todas las cosas son lecciones que Dios quiere que yo aprenda» (L-pI.193), describe una visión más amplia: una manera de ver que todo en nuestra vida, sin excepciones, nos ofrece oportunidades para perdonar. Ya que nadie queda eximido de las lecciones inherentes a la relación padre-hijo, esta lección del Libro de ejercicios es una clara manifestación de la importancia de este principio.

En la sección «¿Cuáles son los niveles de enseñanza?» (M-3) del Manual para el maestro, se presentan tres niveles de enseñanza. El primero se refiere a las relaciones fortuitas y aparentemente poco significativas, como, por ejemplo, cuando en la calle nos tropezamos con alguien con quien nunca vamos a encontrarnos de nuevo. El segundo está constituido por aquellas relaciones restringidas a un periodo de tiempo, pero intensas y con un gran potencial para aprender a perdonar. El último comprende los vínculos que, una vez empezados, son vitalicios. La relación entre padres e hijos no es la referencia aquí, sino esas otras relaciones que se inician durante el transcurso de la vida, como las que mantenemos con amigos o cónyuges, y que se prolongan a lo largo de ella. No obstante, es obvio que la relación entre padres e hijos está comprendida en esta categoría.
2 N. del T.: En psicoanálisis y en psicología clínica, paso al acto (acting out) es un curso de acción que toma un individuo fuera de la situación terapéutica, realizado en lugar de la concienciación, de tal manera que, aun no reconociendo el cariz real de su deseo, realiza un acto que, sin embargo, expresa el deseo de forma simbólica distorsionada, www.Wikipedia.com.