Universo te cubre las espaldas


Como trasformar el miedo en fe

Aduéñate de tu energía y de tu verdadero poder. Encuentra fuerza cuando estés triste, sincronicidad y apoyo cuando estés perdido, seguridad ante la incertidumbre y alegría frente al dolor. Gabrielle Bernstein tiene secretos que revelarte y está decidida a que liberes tu presencia sabiendo que el Universo te cubre las espaldas.

En palabras de la autora: “Mi compromiso con este libro es despertar a tantas personas como pueda a su conexión con la fe y la alegría. En esa conexión podemos ser guiados a nuestro verdadero propósito: ser amor y extender amor. Estas palabras ya no pueden ser hermosas frases manidas que nos limitamos a colgar en las redes sociales. Deben convertirse en nuestra misión. La felicidad y seguridad que anhelamos residen en nuestro compromiso con el amor.”

 

Si quieres leer algo del libro descárgalo aquí: extracto-el-universo-cubre-espaldas

 

 

Palabras clave: , , , , ,

Libro impreso


Universo te cubre las espaldas

Como trasformar el miedo en fe

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 9788494531750

Páginas: 216

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 282 gr.

Alto: 210 mm.

Ancho: 140 mm.

Grueso: 13 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , ,

Enlace para compartir:

16

E-book


Universo te cubre las espaldas

Como trasformar el miedo en fe

Portada ebook Universo te cubre las espaldas
  • Novedad
  • Disponible

Disponible: Si

ISBN: 9788494531781

Formato: Ebook

Palabras clave: , , , , ,

Enlace para compartir:

Precio (en Amazon):
7.99

Ir a Google Play Ir a Amazon Ir a Apple Store Ir a Kobobooks

Más libros de Gabrielle Bernstein


Extracto de Universo te cubre las espaldas


Introducción

En primavera de 2015 colapsé en una clase de yoga. De repente, en medio de un saludo al sol, me sentí abrumada por el terror y la ansiedad. Me senté en la esterilla para calmarme y tomar una respiración. Entonces empecé a sentir un terrible dolor en el cuello, y dejé de notar todo el lado izquierdo de mi cara y mi brazo. Me asusté. Me fui de clase, llamé a mi marido y programé una consulta de emergencia con un médico.

En el plazo de veinticuatro horas me sometí a una serie de resonancias magnéticas y análisis de sangre. Mientras esperaba los resultados, pasé algunos de los momentos más pavorosos de mi vida, y cuando estos llegaron me sentí perdida: no había un diagnóstico para mis síntomas físicos, y finalmente los médicos determinaron que todo el episodio había sido un ataque de pánico. Sin embargo, esta experiencia no parecía tener sentido. En ese momento de mi vida tenía un marido genial que me apoyaba, una carrera profesional floreciente, un cuerpo saludable y una familia maravillosa. De hecho, la vida que estaba viviendo era mucho mejor que mis sueños más atrevidos. Había dedicado una década a desarrollar mi práctica espiritual, a sanar viejas heridas y a ahondar en mi fe. Y finalmente era libre, o al menos eso pensaba.

A lo largo de la semana siguiente conseguí recomponerme, aunque continuaba estando muy preocupada con respecto a por qué había ocurrido aquello. Mi mente lógica no podía entender qué había ido mal, de modo que me dirigí a mi cojín de meditación para recurrir a la guía y sabiduría internas. Cuando salí del profundo silencio, empecé a escribir en mi diario. Estas son las palabras que se plasmaron sobre la página: “Esto es tu resistencia al amor y a la libertad. La oscuridad que persiste dentro de ti se resiste a la felicidad”.

Lo que había escrito me dejó anonadada. ¿Era posible que todo aquel dolor físico fuera mi resistencia al amor? Durante años había pensado que, en cuanto resolviera mis heridas del pasado, cuando me sintiera segura, sería libre y feliz. Gracias al compromiso con el crecimiento personal y el camino espiritual, la libertad y la felicidad llegaron a establecerse en mi vida. El mundo externo empezó a reflejar la positividad de mi estado interno, y la vida comenzó a fluir de manera muy hermosa. Y entonces, mecánicamente, la presencia del temor dentro de mí hizo todo lo posible por resistirse al amor y a la luz, en los que había llegado a confiar.

Miré de cerca esta resistencia a fin de comprender y reconocer su presencia. Después de mucha exploración, llegué a comprender que lo que nos mantiene en la oscuridad es nuestra resistencia al amor. Dicha resistencia es la razón por la que seguimos atascados en patrones que nos impiden progresar. Tal vez hayas descubierto que experimentas regularmente alivio con la meditación, la oración, las afirmaciones positivas, la terapia o cualquier otra herramienta de crecimiento personal, para seguidamente sabotear ese estupendo sentimiento con una creencia limitante, un comentario negativo o un hábito adictivo. Esta experiencia continúa ocurriendo porque, en el momento en que nos dirigimos hacia la luz, nuestra oscuridad interna se resiste a ella.

Incluso cuando nos comprometemos con el amor y la felicidad, a menudo nos resulta difícil renunciar al miedo, del que hemos llegado a depender. Damos un propósito al dolor, creyendo que la lucha y el esfuerzo son necesarios para conseguir el éxito, la alegría duradera o una vida significativa, y nos sentimos seguros en un estado de conflicto y control. Acarreamos la creencia inconsciente de que, para seguir vivos, debemos aferrarnos a nuestros mecanismos protectores, por muy bien que nos haga sentir el amor.

Puede que estés haciendo todo lo posible para sentirte libre, para fluir y abandonar los hábitos temerosos, pero también es muy probable que, en cuanto notes una sensación de alivio, la sombra del temor subyacente te impacte inesperadamente. Es posible que no hayas reconocido este patrón anteriormente, pero una vez que lo hagas, podrás emprender el camino hacia la libertad. Esto se debe a que la principal razón de nuestra infelicidad es asombrosamente simple: nos resistimos a ser felices.

Sigmund Freud ya percibió este fenómeno de la resistencia. Una noche, en un sueño, se dio cuenta de que uno de sus pacientes no mejoraba porque no quería mejorar. Dicho sueño le llevó a dedicar buena parte de su trabajo a analizar esa resistencia, y esto acabó convirtiéndose en la piedra angular de su tratamiento.

A diferencia del paciente de Freud, en cuanto has abierto este libro, tú te has comprometido a despertar del miedo y a sincronizarte con el amor. Este compromiso es enormemente importante. No obstante, la presencia del miedo dentro de ti hará lo que haga falta para mantenerte atrapado en el dolor y la oscuridad. Este miedo es la causa raíz de todos tus problemas y sentimientos de desconexión. Para decir verdaderamente sí al amor del Universo tienes que examinar tu resistencia y renunciar al sistema de pensamiento que has identificado erróneamente con la seguridad, la certeza y el fundamento de tu vida.

Lección universal: Para ser libres debemos reconocer nuestra resistencia.

Debemos reconocer que, aunque dentro de nosotros tenemos una mentalidad amorosa y milagrosa que desea estar en paz, también tenemos una mente errónea que dice: “No quiero ser libre. No quiero renunciar a los juicios. No quiero soltar el control”.

La manera más profunda de liberarse de las resistencias es ver con claridad que no queremos soltarlas. Cuando aceptamos que somos adictos al miedo, podemos liberarnos de cualquier cosa que haya ocurrido en el pasado y de los desvíos hacia el miedo que seguiremos tomando en nuestro camino espiritual. Podemos perdonarnos por no hacer las cosas perfectamente, y por aferrarnos a nuestros viejos patrones. La manera de remediar nuestras resistencias es honrar este lado sombrío de nosotros mismos. El texto metafísico Un curso de milagros dice: “No debemos buscar el significado del amor, sino retirar los obstáculos que nos impiden tomar conciencia de la presencia del amor”.

En mi caso, en el mismo momento en que acepté mi miedo, el pánico se disipó. Al abrazar el miedo y entregar mi deseo de ser libre, se abrió ante mí un camino hacia una libertad aún mayor. Actualmente ya no me resisto al amor, y tengo fe en que la energía amorosa del Universo está a mi disposición en todo momento.

Tú también puedes disfrutar de esta libertad. Al empezar a utilizar las oraciones, las prácticas y las meditaciones sanadoras que vienen en este libro, lo que te resultará más útil es mirar tu miedo con amor y decidir que es un sistema de pensamiento que ya no deseas más. Al tomar esta determinación despejarás el camino hacia la felicidad.

Soltar el antiguo sistema de creencias y dar la bienvenida a otro nuevo requiere práctica, pero es mucho menos “trabajo” de lo que podrías pensar. La práctica que sirve a tu bien más elevado es rendirte al amor del Universo. Cada capítulo de este libro te ofrece oraciones, afirmaciones y ejercicios simples que te ayudarán a entregar tu energía y pensamientos temerosos a la gracia de la mente recta. Es importante que no pienses en exceso sobre cada práctica, simplemente hazla. Tal vez encuentres una o dos prácticas que resuenan más contigo, y puedes elegir repetirlas con mayor frecuencia. Así irá quedando claro cuál es el camino perfecto para ti y dibujarás el mapa de tu viaje. Así, en lugar de imponerte un plan específico o de cargarte de herramientas, elijo presentarte una guía que simplemente te recuerde lo que más anhelas: ser libre del miedo para poder retornar a la paz. Cuanto más se te recuerde lo que quieres, más aumentará tu capacidad de recibirlo.

La práctica del camino espiritual no consiste en ser el mejor meditador, o la persona más bondadosa posible, o la más iluminada. La práctica consiste en entregarte al amor con tanta frecuencia como puedas. Este es el objetivo del presente libro.

En sus capítulos encontrarás muchos ejercicios. Puedes elegir practicarlos todos, o es posible que te enamores de unos pocos. No hay un modo correcto de aplicarlos ni tampoco equivocado. Basta con que te mantengas abierto y repitas los ejercicios que te inspiren. Con solo aplicar diariamente una lección, oración o meditación de este libro, experimentarás una conexión más profunda con el Universo, lo que producirá un cambio milagroso. De modo que practica de manera simple, sabiendo que cuanto más des, más recibirás. Como dice el Paso 12 de las comunidades de recuperación*: “Funciona si lo trabajas”.

Por tanto, hoy te pido que abraces tu resistencia, que te perdones por ser inconsistente en tu práctica (o por no realizar ninguna práctica en absoluto) y que te entregues a la guía que tienes ante ti. Comienza cada capítulo con una mente abierta y recibirás lo que necesitas. El único requisito es que estés dispuesto a soltar cualquier cosa que te impida vivir en armonía con la energía del amor. Al pasar la página, acuérdate de permanecer abierto a estas nuevas ideas; sé paciente y confía en que el Universo te guarda las espaldas.

* Comunidades de recuperación de las adicciones, tipo Alcohólicos Anónimos. (N. del T.)