De la fijación a la libertad


Eli Jaxon-Bear presenta un modelo radicalmente nuevo del ego y de la psique. Une su formación budista al trabajo sufí sobre la esencia, para revelarte un nuevo planteamiento sobre el despertar usando las nueve estructuras fijas del ego que presenta el Eneagrama para describir claramente lo que no eres.

Verás que los hábitos de identificación propios del ego parecen velar continuamente la conciencia pura y prístina que realmente eres. Cuando estos hábitos mentales quedan expuestos a la luz, se produce la elección clara de acabar con el cautiverio del sufrimiento egoico y alcanzar la libertad vasta e inherente de nuestra verdadera naturaleza. En este libro Eli nos ofrece el mapa de la prisión mental y las llaves que nos dan acceso a la libertad.

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Libro impreso


De la fijación a la libertad

El Eneagrama de la liberación

  • Libro disponible

Autor:

ISBN: 978-84-940210-5-3

Páginas: 268

Publicado por: El grano de mostaza S.L.

Peso: 376 gr.

Alto: 230 mm.

Ancho: 150 mm.

Idioma: ES

Formato: Tapa blanda

Formato (USA): Paperback

Palabras clave: , , , , , , , , , ,

Enlace para compartir:

16

Extracto de De la fijación a la libertad


El deseo de felicidad

Tu verdadera naturaleza es felicidad y dicha

Sri ramana maharShi

Todo el mundo quiere ser feliz. Este es un componente universal de la condición humana, y puede parecer tan evidente que no merece la pena señalarlo. Incluso los que se odian intensamente a sí mismos o se muestran violentos con los demás pueden comprobar que estos impulsos se derivan de su deseo de felicidad no realizado.

¿Por qué tan pocas personas son felices? Si es cierto que nuestra naturaleza es la felicidad y la dicha, ¿por qué es tan poco común que las personas alcancen estos estados y vivan vidas de gratitud y amor?

¿Cómo es que la búsqueda universal de la felicidad nos ha conducido a todo el espectro de sufrimiento que existe actualmente en el planeta? Incluso las expresiones más extremas de guerra, asesinatos, violaciones y devastación medioambiental se derivan, en última instancia, del deseo humano de felicidad.

¿Cómo puede manifestarse como ignorancia, avaricia y violencia el deseo de felicidad? El Eneagrama ofrece una respuesta a este rompecabezas y apunta hacia la solución.

Esta puerta inconcebible a la gran liberación está en todos. Nunca ha estado bloqueada; nunca ha dejado de funcionar. En el mundo han aparecido Budas y maestros Chan, y
han ofrecido métodos oportunos, con muchos dispositivos diferentes, usando medicinas ilusorias para curar enfermedades ilusorias.

maeStro chan Yuan Sou

Atravesar la puerta de la liberación es entrar en la felicidad, la dicha y el conocimiento de la propia identidad. En el pasado, este ha sido un suceso muy raro. Cuando una de las grandes almas, como Buda o Cristo, alcanzaba la liberación, era un evento de tal magnitud que se recordaba durante miles de años. Sin embargo, muy pronto estos grandes seres se convierten en objetos de adoración, como si la iluminación solo fuera algo que le ocurrió a otra persona hace mucho tiempo y no guardara relación con nuestra situación actual, excepto como objeto de oración.

Esta puerta a la liberación está en todos. Atravesarla supone la realización de nuestro potencial humano. La especie humana aún sigue evolucionando. Y está en una carrera contrarreloj. ¿Evolucionaremos hasta el siguiente nivel de nuestro desarrollo potencial o, quizá, destruiremos la capacidad de la Tierra para sustentarnos antes de conseguirlo?

Los que han despertado a su verdadera naturaleza de felicidad y dicha han sido los precursores, los heraldos de lo que vendrá. Ahora, despertar a nuestra verdadera naturaleza no solo es posible para unas pocas grandes almas, sino para todos. Las semillas se están echando a los vientos. La gran puerta a la liberación está abierta y todos pueden atravesarla.

El Eneagrama ha aparecido en nuestros tiempos como una medicina ilusoria para curar una enfermedad ilusoria. La enfermedad es la idea egoica de la separación. La cura consiste en mirar en el espejo de sabiduría del Eneagrama para así ver la verdad de nuestro ser más allá de las falsas identificaciones.

El Eneagrama sagrado:
un vehículo para la autoindagación

La entidad personal,
que identifica su existencia con la vida en el cuerpo físico y se llama a sí misma «yo», es el ego.

El cuerpo físico,
que es intrínsecamente inerte, no tiene sentido del ego. El Ser, que es pura conciencia, no tiene sentido del ego.

Entre estos dos, surge misteriosamente el sentido del ego, que es el pensamiento «yo».

Este ego, o identidad personal separada,
está en la raíz de todo sufrimiento en la vida. Por lo tanto,
ha de ser destruido por cualquier medio posible. Esto es liberación o iluminación o autorrealización.

ramana maharShi

En todas las personas hay una inteligencia viviente que intenta descubrir de manera definitiva su fuente y su verdadera identidad. El santo autorrealizado Ramana Maharshi te enseña a sumergirte dentro de ti mismo para descubrir quién eres realmente.

El método de la autoindagación consiste en mirar dentro para averiguar de qué está hecho el «yo». Puedes empezar a ver lo que has identificado falsamente contigo mismo. Cuando investigas directamente todos tus pensamientos, historias mentales, emociones y sensaciones corporales ves que todos ellos no son tú. Ellos están en constante cambio, mientras que tú eres lo que no desaparece ni cambia. Tú eres la conciencia que da lugar a todas las percepciones y experiencias.

Darse cuenta de que uno es pura conciencia es algo que no se aprende, ni se estudia ni se cree. Debe ser experimentado directamente e investigado con inteligencia para descubrirlo por uno mismo. Al sumergirse dentro, se descubre que el yo que lo hace, que es el mismo que está leyendo esta página, solo es una idea.

Hay un momento afortunado y misterioso en el que el deseo de felicidad lleva a considerar si esto que hemos estado llamando «yo» es real. A la luz de la autoindagación, descubrimos que las limitaciones que antes parecían definirnos son como líneas transparentes trazadas sobre el agua. Solo existen en la superficie de la conciencia, en nuestra imaginación. Cuando estas ilusiones mentales quedan claramente expuestas, el verdadero ser ilimitado se revela a sí mismo.

Al servicio de este descubrimiento último, el Eneagrama aparece como un espejo de sabiduría para que la conciencia reconozca cómo se ha identificado falsamente con las formas particulares. En su profundidad sutil, el Eneagrama revela pautas subconscientes de reconocimiento físico, emocional y mental. La identificación esencial es «yo soy alguien». Una vez que surge este pensamiento, el ego se queda cristalizado en la mente y la conciencia se experimenta a sí misma como limitada.

La primera limitación es la idea de que quien uno es está dentro, y quien uno no es está fuera. Ahora el «yo» tiene una identidad estrecha, es un objeto en el espacio que se llama «yo». El Eneagrama describe claramente nueve variantes de esta creencia básica de que uno es un cuerpo separado y limitado.

Mi maestro, sri Poonjaji, un discípulo de Ramana Maharshi, solía contar una historia maravillosa sobre las olas del mar. Estas corren continuamente hacia la orilla, donde estallan y chocan contra la arena. Luego retroceden para reagruparse y volver a estallar y a chocar contra la arena. Cada ola tiene su propio momento y movimiento únicos, su tamaño y su forma de avanzar, y parece diferente de todas las demás.

Un día, una pequeña ola sintió curiosidad al ver otra ola que venía de muy lejos. Se le aproximó y le preguntó: «Pareces una ola grande, vieja y sabia. Has viajado desde muy lejos y has visto muchas cosas. Tal vez puedas responderme: ¿existe el océano?».

La ola vieja sonrió y dijo: «Bueno, he oído hablar del océano, pero en realidad no lo he visto».

Con el Eneagrama puedes descubrir que has creído ser una ola, separada del océano de la conciencia. Una vez que reconoces con claridad la estructura de la mente, tienes elección. Puedes seguir creyendo que eres un «yo» limitado, o puedes empezar a examinar detalladamente la falsa creencia de que tu identidad está limitada por el tiempo y la forma. Para elegir el segundo camino, en el ego debe surgir el deseo de transcender el ego. Debe surgir un deseo ardiente de libertad, de verdad, de Dios.

Cuando se rinde conscientemente la identificación limitada, se produce una gran relajación. Ya no quedan ganas de seguir jugando un juego mental autodestructivo. Cuando el juego del sufrimiento se para, sobreviene una gran realización. Se descubre que, por debajo de toda identificación, está el océano de la dicha y la paz supremas. Este es el comienzo.