Sinopsis


Fecha: 18 mayo, 2010

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Cuando cumple los cien años, el criador de luciérnagas y bailarín de claqué Paul Quicksilver decide dejar el circo en el que ha trabajado más de medio siglo. Para homenajearlo, sus amigos —trapecistas, payasos y sastres— le organizan una fiesta y le obsequian un hermoso animal que es mitad cebra mitad potro, nacido en el circo y con el que Paul emprende un viaje de regreso a su pueblo natal, Memphis, en el sur de los Estados Unidos. En los años treinta del siglo xx la mayor parte de los caminos de América eran de tierra o a lo sumo de pedregullo, no se veían demasiados coches en las rutas y la gente aún no se había dado cuenta de la crisis económica que se le venía encima.El viaje de Paul Quicksilver, negro, enjuto, ágil y en plenas facultades mentales, es doblemente un desplazamiento geográfico y una travesía mental en la que evoca a su maravillosa abuela Lua, con la que ha tenido la relación más importante de su vida. Es ella la que, como un ángel protector, le ha comunicado el amor por las luciérnagas y una visión del mundo entre mágica y animista, heredera del África ancestral a la que ambos se sienten aún muy ligados. En su marcha hacia el sur, ora a pie ora montado en la cebrayegua, Paul va revisando los episodios de su vida, sus amores, dones y defectos. El encuentro con las personas que cruzan su camino agregará a su biografía más encanto aún, ya que a los cien años el bailarín tiene mucho de niño y todo de cándido creyente. Así, el mudo Aloysious Pious Grant le enseñará a diferenciar y reconocer el canto de los pájaros; una pequeña india, la longevidad de las tortugas; un misterioso escritor de cartas al viento, qué pensar de aquello que leemos y, por fin la gentil entomóloga Helen Lane, por qué debemos curar a las libélulas si queremos que las lluvias nos lleguen en su momento y cantidad suficiente.El criador de luciérnagas es un encantador divertimento sobre el arte de envejecer, la longevidad y el inevitable y espontáneo reordenamiento que la memoria humana lleva a cabo para ajustar la última etapa de la vida a eso tan fugaz,voluble y fino que llamamos identidad.

Palabras clave: , , , , , , , , ,

Comentarios Comentarios de este artículo

Deja un comentario

Nota: Los comentarios tendrán que ser aprobados antes de que se visualicen