Feliz en el sueño, no es lo mismo que El sueño feliz


Autor: Félix Lascas | Fecha: 25 junio, 2017

Feliz en el sueño, no es lo mismo que El sueño feliz


Ken Wapnick en el video, nos aclara un importante concepto que los estudiantes del Curso a menudo confunden.

«El sueño feliz» es el cambio de la mentalidad errada a la correcta, un cambio del sistema de pensamiento no santo de juicio y ataque al pensamiento santo de perdón y paz. Es un cambio de percepción donde reconocemos que la felicidad no depende de los sucesos externos que parecen producirse en el sueño. Ken Wapnick en el video destaca los dos niveles del sueño.

Dos niveles del sueño

En el capítulo 27 del Texto, Jesús nos habla de los dos niveles del sueño: el sueño del mundo y el sueño secreto (T-27.VII.11-12). El sueño del mundo consiste en el concepto que tenemos de nosotros como cuerpos y las experiencias de estos en el mundo físico. El sueño secreto es el sueño de la mente, es decir, el sistema de pensamiento de separación del ego, que inevitablemente conlleva las creencias de pecado, culpa, miedo, ataque, dolor, castigo, sufrimiento y muerte.

El sueño feliz

Por tanto, «El sueño feliz» no es un cambio en nuestra experiencia corporal, es un cambio en la experiencia mental que transcurre de la infelicidad de la culpa al sueño feliz del perdón. Por supuesto que ambos sueños son ilusorios —dice Ken—, pero no podemos despertar de los sueños de dolor, sufrimiento y muerte y reconocer que en realidad estamos en casa con Dios y que soñábamos con el exilio, insiste en que primero debemos corregir el sueño infeliz de la mente que toma las decisiones y que ha elegido al maestro equivocado.

Contemplar el origen de los sueños del ego

«El sueño feliz» es contemplar el origen de los sueños del ego que implican el sistema de culpa y sus proyecciones en el mundo en términos de dolor, ataque, sufrimiento, victimismo y muerte. Mirad detenidamente con calma y afirmad: «Esto no es verdad». El Curso dice que el milagro mira la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso, hacer esa distinción entre lo verdadero y lo falso es lo que constituye  «El sueño feliz», pues nos permite el discernimiento.

No validar y reforzar nuestra creencia en la ilusión

La definición operativa que frecuentemente doy —dice Ken— de la mente correcta es estar mirando la mente errada pero sin juicios: eso lo definimos como sueño feliz, seguimos dentro de la ilusión, seguimos soñando, creyendo que estamos aquí, que la separación de Dios fue efectiva y que la experiencia individual es la realidad. Pero no utilizamos esta experiencia para validar y reforzar nuestra creencia en la ilusión, más bien usamos estas experiencias como peldaños hacia el despertar (T-20-VII.9:2). Los peldaños son los sueños felices. De modo que lo que el término significa es ni más ni menos que mirar las acciones del ego y decir: «debe haber otra manera».

Debe haber otra manera

Ken menciona a Helen y Bill en la tarde de fe de 1965 donde se pusieron de acuerdo en que debía haber otra manera de manejarse en el mundo que no fuera la lucha y el conflicto, y concluye en que «debe haber otra manera» para relacionarnos, para responder a los ataques, para responder al dolor y al sufrimiento, hay otro maestro interior que nos enseña a ver diferente. La petición de ayuda que hagamos nos permitirá la visión y descartará el juicio. Estos son los medios para despertar de la terrible pesadilla de estar separados de nuestra Fuente.

Ver video

 

Palabras clave: , ,

Comentarios Comentarios de este artículo

  1. E D J Restrepo Osorio dice:

    Yo lo que no entiendo es la razon y el ego como puedo entenderlo gracias

Deja un comentario

Nota: Los comentarios tendrán que ser aprobados antes de que se visualicen